Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cámaras para evitar robos en Baión

Empresarios de la zona denuncian que se han registrado varios hurtos en camiones estacionados | Recuerdan que el servicio ya existe en otros parques empresariales

Polígono industrial de Baión, en Vilanova de Arousa. Iñaki Abella

Mayor seguridad, eso es lo que reclaman empresarios y usuarios del polígono industrial de Baión, en Vilanova de Arousa, a la hora de reclamar la instalación de cámaras de vídeovigilancia. En los últimos meses se han registrado hurtos y robos en camiones estacionados en la zona, e incluso, en alguna de las naves, algo que preocupa a las empresas que están asentadas en el polígono por lo que consideran que el Concello debería extender el servicio de las cámaras de seguridad que ha instalado en otros puntos del municipio al parque empresarial.

“Han causado destrozos importantes y se han llevado el gasóleo de los depósitos de camiones y no ha sido una cuestión puntual, sino que se viene repitiendo de forma relativamente habitual”, explicaba ayer uno de los camioneros afectados. De hecho, estas situaciones vendrían repitiéndose desde hace tres meses y, aunque hay naves que cuentan con su propio sistema de cámaras de seguridad, si hubiese dispositivos instalados en los tres puntos de acceso al polígono “seguramente mejorase la seguridad, ya que obligaría a los ladrones a desistir de sus intenciones ante el temor de ser identificados”.

Los afectados recuerdan que el Concello prometió hace un año que iba a instalar este servicio de cámaras. Sin embargo, desde entonces no se ha vuelto a tener noticia. “Llevamos un año aguardando y creemos que es tiempo suficiente para que el Concello apruebe la inversión ya que somos el único polígono que carece de este servicio, porque en Tremoedo llevan años instaladas”.

Otra de las cuestiones que denuncian es que el polígono es elegido por vecinos de la comarca para “hacer el cafre con el coche”. Así lo demuestran la gran cantidad de huellas de neumático que existen en los viales de la zona comercial del polígono, la zona más alejada y en la que todavía no se encuentra ninguna empresa.

Esa utilización del polígono no es algo nuevo ya que desde su construcción, hace más de una década, su escasa ocupación siempre ha invitado a que se organizasen quedadas para hacer trompos y diferentes imprudencias con los coches. La instalación de cámaras de seguridad también ayudaría a identificar a los vehículos que se utilizan para este tipo de actividades.

Compartir el artículo

stats