Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

San Martiño se suma a las entidades que sobrevuelan a los furtivos

La cofradía quiere proteger el percebe de San Vicente y sus bancos marisqueros

Uno de los vigilantes del pósito en los bancos de A Vía, ayer FdV

La cofradía de pescadores mancomunada San Martiño, con medio millar de socios de O Grove, Ribadumia, Sanxenxo, Meaño y Cambados, se dispone a introducir drones en su sistema de vigilancia diario.

Lo hace con fondos obtenidos a través del Grupo de Acción Local do Sector Pesqueiro (GALP) y a través de la empresa especializada “Aerocámaras”, a la que muchos recordarán por haber empleado sus drones el pasado mes de octubre para rescatar perros en la isla de La Palma durante la erupción del volcán de Cumbre Vieja.

Esta firma ya asesora a los trabajadores de la cofradía de pescadores con base en la villa grovense, tratando de conseguir que los vigilantes habituales o guardapescas adquieran conocimientos suficientes para el correcto manejo de estos artefactos.

Imagen de archivo de uno de los guardas rurales en plena labor de vigilancia. FDV

La idea inicial es adquirir uno, junto a cámaras de fotos, visores nocturnos y otros utensilios con los que ejercer más y mejor control sobre los bancos marisqueros y zonas de producción de especies como el percebe o la navaja, incluso en las zonas más escarpadas de la costa de San Vicente de O Grove.

Así lo confirman en el pósito que preside Antonio Manuel Otero Aguín, el único de Arousa Sur con producción de percebe, dedicándose a este recurso nueve mariscadores de a pie y 25 de a flote, a bordo de trece embarcaciones.

Un trabajo que realizan en zonas tan complicadas para el control del furtivismo como pueden ser Con Negro, O Carreiro, la isla de Pombeiro, Pedras Negras, Con de Paxareiras o Punta Raeiros, por citar algunas tramos de costa “percebeiros”.

El patrón mayor, Antonio Otero Aguín, a bordo de su barco, ayer. FdV

Pero cuantos se dedican a ello no serán, ni mucho menos, los únicos beneficiados, ya que potenciar la lucha contra el furtivismo resulta beneficioso para todos y cada uno de sus asociados, especialmente para los alrededor de 370 que viven del marisqueo a pie.

En este caso con bancos productivos de almeja, berberecho y otros productos tan importantes como Meloxo, Lavaxeira, Moreiras, Terra de Porto, Vía Norte, Vía Sur y Carreirón.

Eso en cuando a los situados en aguas de O Grove, porque la vigilancia se extiende –y con los drones también será así–, a concesiones como las de A Fianteira, Arnosa, Peralto-A Cruz, Tourís e islote Marma, en Vilalonga (Sanxenxo), así como a las cambadesas de Correlo y Castrelo, entre otras.

“Lo que queremos es mejorar la vigilancia de nuestros bancos y mejorar, también, las condiciones de trabajo de los asociados y de los propios guardapescas”, esgrimen en el cabildo.

El mismo en el que sostienen que, con ayuda de los drones, todo será también “más seguro” para esos vigilantes.

Esta ayuda para innovación que la cofradía destinará a implementar la vigilancia de su producción se suma a otras, procedentes de la Xunta y del Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) de las que ya se habló en los últimos días.

Auguran una mejora de la productividad

En la empresa “Aerocámaras” anuncian que será el día 31 cuando presenten oficialmente el proyecto de formación para la implantación de drones en la cofradía de pescadores San Martiño.

Esta firma destaca la importancia de este programa y lo mucho que puede representar para mejorar la productividad de los bancos marisqueros.

En este caso suman más de 232.000 euros y se destinan a acciones de lucha contra la basura marina, mejora de las condiciones de trabajo en la lonja de contratación y refuerzo de la calidad y la trazabilidad de los productos.

Una empresa de referencia

Con filiales como “Drones Maritime”, para el suministro a cargueros en movimiento empleando drones, y “Drone to Yacht”, que avitualla a barcos de recreo, “Aerocámaras” se presenta como “la compañía líder en formación de pilotos de drones, con más de 7.000 alumnos al año”.

Uno de los drones que abastecen a barcos de recreo.

Con una facturación de 7 millones de euros en 2021 y la creación de casi 50 nuevos puestos de trabajo en los dos últimos dos años, esta compañía tiene actualmente 90 empleados y alrededor de 40 escuelas repartidas a lo largo de todo el país.

Compartir el artículo

stats