La Policía Local de Vilagarcía detuvo a última hora de la tarde del miércoles a un hombre de 46 años, de iniciales H.D.D.C., por el presunto incumplimiento de la orden de alejamiento que se le había dictado a raíz de una denuncia de su expareja.

Los agentes acudieron a un edificio de viviendas de la calle San Roque, y cuando llegaron al punto, el varón manifestó que estaba en el inmueble para visitar a su nueva compañera sentimental, que según él reside en el mismo edificio que su anterior pareja.

La detención se produjo sobre las 20.30 horas del miércoles, en el entorno de la gasolinera, y la Policía Local desplazó hasta el punto al menos tres patrullas, lo que generó un intenso revuelo en la calle y en el portal del edificio donde fue arrestado el varón.

El hombre aduce que su exmujer le denunció por celos

Supuestamente, la exmujer del sospechoso aduce que el hombre estaba incumpliendo la orden de alejamiento hacia ella que se le había impuesto.

Mientras, el varón habría aducido que acudió al mismo inmueble en el que reside su expareja, pero no con la intención de verla a ella, si no de visitar a otra mujer que vive en otro piso del mismo edificio y con la que estaría manteniendo ahora una relación sentimental. Según él, la denunciante alertó a la policía por celos.

La Policía Local procedió a la detención del hombre a la espera de completar las diligencias y que sea el Juzgado el que defina las medidas cautelares pertinentes.