Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rinden culto al sanador de los cánceres, en San Vicente

En la iglesia parroquial, donde exponen una talla y sus reliquias

El cura de San Vicente, junto a la talla de San Ezequiel. FdV

San Vicente de O Grove celebra mañana la fiesta de San Ezequiel Moreno Díaz, patrón y protector de los enfermos de cáncer. Una cita en la que incidir en el importante papel que desempeña este santo entre los cristianos, pero también, un modo de recordar que esta parroquia dispone desde hace dos años de una imagen y una reliquia del mismo, “con la que bendeciremos a todos los enfermos y a cuantos lo deseen”.

Así lo anuncia el cura párroco, Juan Ventura Martínez Reboeiras, quien sostiene que se trata de “una celebración muy especial en nuestra parroquia” y anima a los fieles a participar, teniendo muy presente que “el cáncer es una enfermedad que, por desgracia, afecta a muchas personas a las que queremos”.

La convocatoria realizada por el cura.

El sacerdote detalla que la misa solemne con la que rendir culto a San Ezequiel Moreno en la iglesia parroquial de San Vicente comienza a las 21.00 horas.

Fue en agosto de 2020 cuando Juan Ventura Martínes Reboeiras anunció que la parroquia enriquecía su patrimonio con la presentación en sociedad y bendición de la figura de San Ezequiel Moreno, adquirida por la propia iglesia.

Es una talla de 1,20 metros de alto que fue elaborada con tilo, una madera fina, de color claro y muy fácil de trabajar que está especialmente indicada para esculpir este tipo de obras.

Beatificado en 1975 y canonizado en 1992

San Ezequiel Moreno nació en Alfaro (La Rioja) el 9 de abril de 1848 y fue beatificado en noviembre de 1975, para ser canonizado en octubre de 1992, en Santo Domingo, coincidiendo con la celebración del V Centenario de la Evangelización de América.

San Ezequiel Moreno, a quien se atribuyen "innumerables curaciones, sobre todo de cáncer", profesaba en 1865 en la Orden de Agustinos Recoletos de Monteagudo (Navarra).

Fue ordenado sacerdote en 1871, en Manila, y durante quince años fue misionero en Filipinas, además de ejercer como prior de Monteagudo en 1885.

Tres años después partió a Colombia, donde restauró la Orden de Agustinos Recoletos y reactivó sus antiguas misiones, según en Vaticano. Nombrado Vicario Apostólico de Casanare (1893) y Obispo de Pasto (1895), "fue modelo de pastores por su fidelidad a la Iglesia y por su celo apostólico".

En 1906, Ezequiel Moreno regresaba enfermo de cáncer a España, donde falleció el 19 de agosto de aquel mismo año, en el convento de Monteagudo.

El cura no ocultaba su satisfacción y orgullo tras la presentación de esta talla única, ya que "no fue hecha en serie, como otras, sino por encargo".

De su elaboración se encargó el Taller de Arte Religioso Del Olmo, una empresa asentada en Alicante que se dedica por entero a la fabricación y restauración de elementos religiosos fundada en 1944 por Julián del Olmo Lara.

Fue en septiembre de 2020 cuando llegó a O Grove, procedente de Roma, la segunda reliquia de San Ezequiel, más concretamente un pequeño fragmento de un hueso del santo.

Juan Ventura Martínez muestra la reliquia del santo, hace dos años.

Juan Ventura Martínez muestra la reliquia del santo, hace dos años. FdV

El cura de San Vicente de O Grove explicaba entonces que fueron unos religiosos venezolanos de paso por O Salnés quienes le hablaron de San Ezequiel Moreno. El sacerdote arousano se interesó por la vida y la obra del santo y leyó varios libros sobre él.

Por eso encargó una imagen del santo riojano y consiguió para O Grove la primera de las reliquias, consistente en uno de los dedos de los guantes que San Ezequiel Mosquera empleó durante su etapa como obispo en Colombia.

Compartir el artículo

stats