Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vilagarcía se “atrinchera” a 24 horas de la invasión

20

Vilagarcía se pone a cubierto ante la Festa da Auga. M. Méndez

Vilagarcía se está “atrincherando”. La ciudad será mañana un gran campo de batalla, en el que decenas de miles de personas se ataquen usando pistolas y cubos.

Es la esperada Festa da Auga, que a 24 horas de su celebración hace necesario poner “a salvo” diversos espacios y bienes públicos.

Prácticamente desde que asomó el sol, los operarios municipales se emplean a fondo para vaciar las fuentes (y de paso limpiarlas). Las única que permanecerán activas serán la de la plaza de Independencia (situada en la Zona Húmeda) y las de pulsador (controlan mejor el gasto de agua), para que los participantes puedan recargar sus pistolas y demás artilugios.

La fuente de la plaza de Galicia ya está vacía, limpia y vallada. M.M.

Al tiempo que vallan las zonas ajardinadas susceptibles de ser destrozadas por la multitud, como es el caso de las existentes en la céntrica plaza de Galicia.

Se trata de proteger todo aquello que corre cierto riesgo y, de paso, proteger a los propios participantes en el acontecimiento más destacado de las fiestas de San Roque. 

La colocación de las vallas, esta mañana. M.M.

Como ya se explicó en FARO, esta misma tarde llegan a Vilagarcía miles de personas para disfrutar de la noche previa a la Festa da Auga. Para garantizar la seguridad se despliega un amplio dispositivo formado por un centenar de agentes de Policía Nacional, Policía Local y Guardia Civil.

Los operarios asegurando las vallas. M.M.

Cabe recordar que la principal novedad de esta edición es que se suprimen las plataformas desde las que el personal municipal lanzaba agua a través de grandes mangueras –conectadas a la red de abastecimiento– tanto en la plaza de Galicia como en Conde Vallellano, dos de los puntos neurálgicos de la multitudinaria fiesta.  

De ahí que, esta vez más que nunca, desde el gobierno local hagan un llamamiento a los vecinos de la Zona Húmeda para que colaboren lanzando agua por sus ventanas y balcones a todos los asistentes, ya que este año, sin los camiones motobomba, las únicas armas de la esperada guerra serán cubos, sulfatadoras, pistolas de agua, globos y útiles similares.

Compartir el artículo

stats