Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sulfatar se va a acabar

Ya no queda tiempo para más química antes de la vendimia

El bodeguero Isidoro Serantes revisando sus viñedos, hace unos días. | // FDV

La vendimia arranca en cuestión de tres o cuatro semanas; en algunos lugares incluso antes. De ahí que las plantas entren de lleno en el periodo de seguridad o protección, lo que supone dar por finalizado el calendario de tratamientos fitosanitarios.

Quiere esto decir que ya no hay margen para más sulfatos y que las máquinas deben guardarse hasta el año próximo.

Así lo confirman bodegueros y viticultores y así lo reafirma la Estación Fitopatológica de Areeiro (EFA), donde indican que “la mayoría de las grandes bodegas ya no permite aplicar tratamientos químicos a las personas que les proporcionan la uva”.

Dicho lo cual, y ante el previsible adelanto de la recolección, los técnicos de este departamento dependiente de la Diputación plantean, “a modo de referencia”, que las muestras tomadas en las viñas de O Salnés arrojan una graduación alcohólica de 6,73, mientras que en O Condado se midieron hasta 8,67 grados.

Así pues, ahora solo queda esperar a que llegue el momento de la recolección. Y esperar “mirando al cielo”, tal y como dicen los bodegueros.

Tanto ellos como los productores mantienen la esperanza, como indicaban hace días en FARO, de que “San Roque nos traiga unos días de lluvia”.

Es fundamental para hidratar la uva, desestresar la planta y aumentar el rendimiento de una campaña que aspira a cerrarse con unos 41 millones de kilos.

Compartir el artículo

stats