Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambados reforzará la seguridad y la atención sanitaria en próximas ediciones del albariño

Durante la Festa se llegaron a atender a unas 170 personas, sobre todo por cortes y comas etílicos

Las casetas del albariño fueron el centro neurálgico de la fiesta. Noé Parga

Tras semana y media de intensas emociones y de una Festa do Albariño de las más multitudinarias que se recuerda, Cambados está regresando a la normalidad. Tino Cordal, edil de Cultura y Sanidade, realizó un pequeño balance de lo ocurrido en una fiesta donde “el mayor incremento presupuestario se registró en seguridad y sanidad, algo que debería repetirse en los próximos años, sobre todo, visto lo ocurrido con el Punto de Atención Continuada, donde tan solo hubo un médico de guardia prácticamente durante todas las fiestas”. No en vano, destaca Cordal, el despliegue no tuvo precedentes con respecto a otros años, tanto de Policía local como de Guardia Civil

Uno de los datos más destacables es que en las instalaciones del PAC de Cambados y en el Hospital de Campaña se atendió a cerca de 160 personas. Las intervenciones por parte de los servicios sanitarios llegaron a treinta entre el miércoles y el jueves, pero la cifra se disparó el viernes, cuando se atendió a 65 personas, una cifra similar a la del sábado. Las atenciones en la ambulancia fueron 12 el viernes y 22 el sábado, de las cuales, tres tuvieron que ser trasladadas al Hospital de O Salnés el viernes y cuatro el sábado. La mayor parte de las atenciones estuvieron relacionadas con cortes y con comas etílicos provocados por el exceso en el consumo de alcohol.

Estas cifras se afrontaron, explica Cordal “con muy poco apoyo del Sergas, al que hubo que presionar para que el viernes tuviésemos un médico de guardia en el PAC, cuando en la edición de 2019 había tres.

En lo que respecta a la seguridad, Cordal reconoció el trabajo realizado por los agentes de la Policía Local de Cambados y de los refuerzos que llegaron de otros municipios, como Vilagarcía. “Tuvieron que enfrentarse a un Albariño muy complicado, con más días y con masificaciones y creo que se solventó la situación con nota” Otro de los servicios municipales que destacó el edil y el alcalde, Samuel Lago, fue el de la limpieza. Todos los días se reforzó este servicio con personal “en unas condiciones muy duras, con miles de personas por las calles y sin prácticamente agua para baldear, consiguieron que Cambados presentase una imagen decente cada día”. El edil tampoco eludió el problema de los fuegos artificiales que, pese a la niebla, se lanzaron. “Entendemos que fueron decepcionantes, pero no quedaba otra que lanzarlos, tanto por el montaje de seguridad que conlleva como por las previsiones meteorológicas, que apuntaban a que iba a ser peor en los días posteriores”, explicó.

Éxito de los conciertos


Para Cordal y el alcalde, Samuel Lago, uno de los puntos fuertes del Albariño fueron los conciertos que fueron “un auténtico éxito”. Cordal no dudó en puntualizar que los conciertos no fueron lo que más se llevó del presupuesto, además de incidir que “deben ser de pago en Fefiñáns y con las medidas de seguridad adecuadas”. Así explicó que el de Nicky Jam tuvo un coste de 40.000 euros más IVA, a lo que había que sumar 10.000 más por gastos de producción; el de Amaia fueron 33.000, Morad 25.000 y Derbi Motoretas 12.000, de los que 8.000 estaban subvencionados. Subvencionado estaba también el de Tanxugueiras. “Creo que no son cachés disparatados, o al menos, están muy lejos de otros dispendios que se han realizado en el Albariño hace ya algunos años”, indicó.

Compartir el artículo

stats