Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rueda impulsa la "ciudad difusa" de O Salnés

El carril peatonal de tres kilómetros unirá los municipios de Vilanova, A Illa, Vilagarcía y Cambados

Alfonso Rueda visitó ayer las obras del carril peatonal de la PO-549 a su paso por Corón. Noé Parga

Cuatro municipios y 70.000 personas. El presidente de la Xunta de Galicia, Alfonso Rueda, visitó ayer la sobras de construcción de la senda peatonal y ciclista que se está acometiendo en la PO-549 entre la zona vilagarciana de O Rial y la vilanovesa de Caleiro. Son algo menos de cuatro kilómetros de longitud, pero van a ser clave para el concepto de “ciudad difusa” que acuñó la Xunta hace años para referirse a O Salnés: unirán los municipios de Vilagarcía, A Illa, Vilanova y Cambados, dando servicio a una población de 70.000 personas en invierno y el doble en verano.

La inversión que se va a realizar en esta actuación es de 1,1 millones de euros y la previsiones que finalice a finales de marzo o abril, cuando se cumplen los nueve meses de plazo de ejecución de la obra. La actuación completa toda una serie de actuaciones que se han venido desarrollando en la comarca de O Salnés en diferentes vías. En este caso concreto, se han acometido un total de 21 expropiaciones de terrenos para construir unos 8.000 metros cuadrados de sendas peatonales y ciclistas que, no solo van a favorecer la movilidad, sino que también van a facilitar la instalación de elementos como el saneamiento o el abastecimiento de agua en la zona. Además, se contempla la creación de espacios verdes y su conexión con otras sendas como la de la PO-307, que une la PO-549 con el puente de A Illa.

Esta actuación supone un desembolso de 1,1 millones de euros y estará finalizada en el mes de marzo de 2023

decoration

El presidente de la Xunta no dudó en ensalzar este tipo de actuaciones que entroncan con “el trabajo que venimos realizando desde la Xunta en la movilidad sostenible y que en O Salnés, nos ha llevado a ejecutar más de 20 kilómetros y en Galicia unos 200”. De hecho, recordó que todos estos proyectos se iniciaron en 2016, con un presupuesto de 50 millones de euros y que no se van a quedar en esta obra.

El alcalde de Vilanova, Gonzalo Durán, destacaba que la actuación que se está desarrollando en estos momentos “es el eslabón perdido, el que nos faltaba para unir los cuatro municipios de esta comarca y, al fin, se está acometiendo”. El regidor incidía en el hecho de que, una vez finalizada esta actuación, “se podrá pasear, andando o en bicicleta, desde Carril hasta Tragove en condiciones de seguridad y de manera sostenible”. Él fue el que recordó el concepto de “ciudad difusa” que quiso acuñar la administración Fraga para la comarca de O Salnés, un término con el que Durán está “totalmente de acuerdo porque estos cuatro municipios forman una malla urbana continua que necesitaba una actuación como esta”.

Ethel Vázquez, titular de la Consellería de Infraestruturas, destacó “la tenacidad del alcalde de Vilanova para que se acometiesen estas obras tan importantes para toda la comarca”.

Las obras que se están realizando complementarán las realizadas en la misma carretera, la PO-549, entre Caleiro y Cambados; las que se realizaron entre el cruce de Cardalda y el puente de A Illa a través de la PO-307. En todas esas actuaciones, el objetivo que se perseguía era acabar con los problemas que tenían los peatones y bicicletas para transitar por los arcenes, corriendo el riesgo de ser atropellados. Las actuaciones en todos estos espacios venían siendo demandadas por el Concello de Vilanova a fin de mejorar la movilidad de sus vecinos y convertir las sendas en una opción turística.

Una inversión de 1,3 millones para Caleiro-Vilanova


Aunque la construcción de este tramo era clave para garantizar la unión de los cuatro municipios a través de sendas peatonales, el titular de la Xunta de Galicia reconoció que todavía queda una cuenta pendiente con Vilanova en este aspecto. Esa cuenta pendiente es la construcción de una senda muy similar en la PO-302 que permita unir la parroquia de Caleiro, una de las más habitadas fuera del casco urbano, con el centro de Vilanova. En el caso de esta actuación se estaría redactando un proyecto en el que se van a invertir un total de 1,3 millones de euros y que Durán se encargó de recordarle a la titular de Infraestruturas durante su intervención. La construcción de este carril peatonal tambiñén permitiría unir Caleiro con las diferentes sendas de O Terrón a través de la PO-306, uno de los primeros carriles que se ejecutó en Vilanova de Arousa. Otra actuación que está pendiente por parte de la Xunta es la construcción de la senda peatonal entre los molinos de Currás y el monte Lobeira, una obra que discurriría por el margen del río Currás y que permitiría unir las aldeas del interior de Caleiro y András con el casco urbano. En principio, esa actuación sería blanda y del estilo de la Ruta da Pedra e da Auga, sin descartar la recuperación de alguno de los muchos molinos que hay en el trayecto. Esta actuación también es demandada por el Concello para completar la red de caminos y sendas peatonales.

Compartir el artículo

stats