Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alcalde de Catoira saca pecho con su Vikinga

El veterano regidor hace balance positivo de la romería

Alberto García, en el centro de la imagen, durante la celebración. M.M.

Aún digiriendo los fantásticos resultados cosechados, el alcalde socialista del Concello de Catoira, Alberto García García, hacía ayer un balance altamente positivo de la 62 Romaría Vikinga, desplegada la semana pasada en la localidad.

Y lo hacía resaltando lo sucedido el domingo con motivo del plato fuerte de esta fiesta declarada de Interés Turístico Internacional, como es la dramatización del Desembarco Vikingo a los pies de las Torres de Oeste.

Los vikingos conquistan Catoira en un desembarco multitudinario

Los vikingos conquistan Catoira en un desembarco multitudinario E. M.

Fue tan espectacular la afluencia de público –más de 50.000 personas–, y todo salió tan a pedir de boca, que el regidor catoirense sostiene que se trató de “una de las mejores fiestas de la historia”.

Visiblemente orgulloso por lo que ha conseguido, García también alude a los buenos resultados cosechados con otras actividades incluidas en el programa, tales como el festival “Vikinsons”, que subió al escenario a grupos tan importantes como Tanxugueiras y Heredeiros da Crus.

101

La romería más gamberra desembarca en Catoira Gustavo Santos

¿La última de García?

Está por ver ahora si la de ayer fue la última Romaría Vikinga del veterano alcalde, ya que, con más de treinta años en el cargo, aún no tiene decidido si se presentará a la reelección en los comicios del año que viene.

La multitudinaria Romaría Vikinga celebrada el domingo en las Torres de Oeste. Gustavo Santos

De lo que no hay duda es de que, de un modo u otro, García ha sido pieza fundamental en la consolidación de este evento que, como se indicaba ayer en FARO, es una referencia en los circuitos culturales europeos ligados a las raíces vikingas.

El problema radicó en los robos y destrozos

El único “pero” que puede ponerse a la Romaría Vikinga de Catoira son los destrozos de bienes públicos y privados, los actos de vandalismo y los robos.

Todo ello a pesar del espectacular despliegue de medios de la Guardia Civil, como se informaba ayer en FARO DE VIGO.

Lo cierto es que se antoja complicado controlar a semejante multitud en un pueblo rural como el catoirense, de ahí que se registraran los actos vandálicos y delitos aludidos, sobre todo durante las noches del sábado y el domingo.

Compartir el artículo

stats