Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Con una copa de vino (al cuello) no se debe conducir

La Guardia Civil advierte de lo peligroso que resulta llevar cristal pegado al pecho

Un conductor que dio 0,0 en la prueba de alcohol a la que fue sometido en Catoira, ayer. Al fondo, jóvenes que volvían de Cambados y habían dado positivo, uno de ellos siendo conductor novel. | // M.M.

Conducir con una copa de vino es peligroso, pero hacerlo con la copa anudada al cuello puede serlo también. Eso es lo que tuvieron que advertir los agentes de la Guardia Civil de Tráfico a numerosos jóvenes automovilistas –y no tanto– que habían participado en la Festa do Albariño celebrada en Cambados.

Es tradición que los visitantes de este evento se paseen con esas copas colgadas del cuello para ir de barra en barra. Pero al subirse al coche “deben quitársela y dejarla en la guantera u otro lugar seguro”, explicaron lo agentes a no pocos conductores durante la última semana.

Uno de los controles efectuados ayer. M. MÉNDEZ

“Nos hemos encontrado con muchos jóvenes que llevaban la copa encima y tuvimos que explicarles que si sufren un accidente y salta el airbag puede clavarles los cristales de la copa en el pecho, con consecuencias trágicas”, manifiestan los guardias.

Así lo indicaban ayer, mientras realizaban controles de alcoholemia tanto en Cambados como en Catoira y otros puntos de la comarca de O Salnés y los municipios del Ullán.

Puntos de inspección en los que también se toparon con “numerosos conductores noveles que dieron positivo, alguno con niveles muy altos”.

Con el carné desde hace menos de un mes

Uno de los guardias esgrime que “dio positivo uno que sacó el carné hace menos de un mes; ni siquiera lo tiene en formato plástico, sino que lleva el resguardo”.

Un agente durante un control, en Catoira. M. MÉNDEZ

En uno de los controles efectuados ayer en Catoira fueron varios los automovilistas sancionados por algo así, y algunos de ellos procedían directamente de la fiesta celebrada en la villa del albariño, también con la copa al cuello.

“A algunos, sobre todo a los jóvenes, hay que insistirles en que no pueden conducir con dos copas de vino, ya que los hay que creen que ‘no sube’ y, en realidad, están poniendo en peligro su vida y la de los demás”, explica un agente participante en los operativos del fin de semana.

Compartir el artículo

stats