Un ciudadano vigués, de 38 años, fue atacado por las avispas asiáticas mientras jugada al golf en la isla de A Toxa (O Grove), a mediodía de ayer.

Así lo confirma la Policía Local, cuyos efectivos tuvieron que intervenir con rapidez para despejar el entorno del puerto deportivo de la emblemática isla con el propósito de habilitar una pista de aterrizaje para el helicóptero de emergencias.

Explican los agentes que fueron siete u ocho las picaduras que sufrió el golfista vigués mientras disfrutar de una mañana de relax en el emblemático campo del Real Club de Golf La Toja.

La llegada del helicóptero a la isla meca. FdV

Con el helicóptero ya en tierra firme, a la espera del traslado, fueron los facultativos desplazados desde el centro de salud de O Grove los que intervinieron en primera instancia, consiguiendo estabilizar al joven jugador y frenar la reacción alérgica que se había desencadenado en su cuerpo a raíz del ataque de los insectos.

Con la víctima aparentemente fuera de peligro se decidió evacuarlo igualmente al Hospital de Montecelo, en Pontevedra, aunque el desplazamiento se hizo ya en ambulancia, y no en el helicóptero movilizado por el 061.

El campo de golf de A Toxa. Noe Parga

Algo parecido sucedió con otra víctima de las avispas, aunque en este caso no fueran velutinas, en Vila de Cruces, donde Protección Civil informa de que casi al mismo tiempo que se producía el ataque de A Toxa se registraba otro en su localidad.

En este caso quien sufrió la reacción alérgica a causa de los insectos fue un joven de 20 de nacionalidad rumana, quien se encontraba haciendo labores de desbroce en una finca. Momento en el cual, de entre la maleza salieron las avispas que le picaron.

Helicóptero del 061, ayer, en Cruces. | // PROTECCIÓN CIVIL DE VILA DE CRUCES

Fue un compañero que estaba con él quien lo trasladó en un primer momento al centro médico. Ante la reacción alérgica que presentaba, los facultativos decidieron solicitar la presencia del helicóptero medicalizado con base en Santiago para trasladarlo.

Pero, como en O Grove, consiguieron estabilizarlo, por lo que, finalmente, decidieron su traslado en ambulancia al complejo hospitalario de la capital de Galicia.