Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Salnés: quince años aguardando una solución para el agua

Las grandes necesidades son la construcción de un depósito de cola y la tubería a O Grove, cuestiones que llevan mucho tiempo encima de la mesa | Giráldez: “Nuestro problema está en el almacenamiento y capacidad de depuración”

Estación de Tratamento de Auga Potable (ETAP) de Treviscoso, ubicada en Vilanova de Arousa. Iñaki Abella

Los problemas que se han registrado estos días en las zonas más altas de la comarca han dejado en evidencia una de las grandes limitaciones que arrastra la red de suministro de agua: la falta de capacidad de almacenaje y de depuración. Así lo entienden desde la Mancomunidade de O Salnés que, ayer, trabajaban todavía buscando una solución a lo que ocurría, especialmente en el caso del polígono industrial de Sete Pías, un contratiempo que parece estar encaminado después de que Sanxenxo haya recurrido a captar agua desde Pontevedra. Eso sí, no es inmediata, ya que antes la red tiene que llenar el depósito de Ribadumia que bombea agua hacia el polígono y otras zonas altas de ese municipio y Meis.

En el día de ayer, todavía se registraban algunos problemas de presión, ya que el consumo de agua en la comarca está alcanzado niveles históricos que provocan que sea complicado bombearla a zonas de cierta altitud, como es el caso del polígono industrial de Cambados. El regreso de Sanxenxo a la red de Pontevedra, entienden los técnicos de la Mancomunidade, va a beneficiar al suministro, pero en estos momentos, el depósito del que se abastece el polígono y otras zonas de la comarca “se está llenando de forma muy lenta, por lo que es difícil evitar que se registren problemas de manera intermitente”.

La presidenta de la Mancomunidade de O Salnés, Marta Giráldez, reconocía ayer que los regidores están muy preocupados con lo que está sucediendo, sobre todo, porque la solución lleva planteada desde hace más de quince años, cuenta con proyecto, pero sigue sin ejecutarse. Esa solución, que es prioritaria para la Mancomunidade, consiste en la construcción de, al menos un depósito de cola de 15 millones de litros. “Es una reivindicación que esta Mancomunidade viene realizando desde hace más de quince años, con presidentes de diferentes formaciones políticas pero que todavía no se ha realizado”, explica la presidenta del ente, Marta Giráldez. Ese depósito es fundamental, ya que permitiría contar con un remanente de agua en caso de que se registrasen problemas en la red, algo que, en estos momentos, no ocurre, al estar muy por debajo del consumo diario la capacidad del actual depósito.

Giráldez: "Lo del Ulla es una idea que se le ocurrió a Durán hace quince días, porque no hay constancia documental en la Mancomunidade"

decoration

El río Umia, hasta el momento, siempre ha respondido” explicaba ayer Giráldez, incluso en épocas de importante sequía, como fue la de 2017, cuando mantuvo una importante estabilidad en su caudal, algo que “demuestra que nuestro problema no son de captación, al menos de momento, sino que nuestro gran problema se encuentra en la capacidad de almacenamiento y depuración”. El gran problema es la gran cantidad de dinero que se debe invertir, unos diez millones de euros que, además del depósito de cola, incluirían la obra de una nueva tubería a O Grove, otra de las grandes prioridades del ente en lo que a la red de suministro de agua se refiere. “Esta situación se la hemos hecho ver a la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, pero todavía no se ha llevado a cabo la obra pese a que existe proyecto redactado y todos coincidimos en su necesidad”, especialmente durante el verano, cuando la población de la comarca se multiplica por tres y el consumo de agua se dispara.

El problema se encuentra en la financiación, ya que se trata de una obra muy cara y Augas de Galicia es partidaria de que se cofinancie, pese a que la capacidad inversora de los municipios para afrontar una obra de esa envergadura es bastante limitada. El ente comarcal reconoce que ha hecho algunas inversiones importantes en la red, como la instalación de nuevos motores eficientes o la apuesta por las energías renovables pero afrontar el coste de diez millones de euros que supone la obra que se necesita es algo que tiene complicado.

La propuesta que lanzó el pasado miércoles el alcalde de Vilanova y expresidente de la Mancomunidade, Gonzalo Durán, es algo que “habría que valorar, pero no deja de ser una idea que le ha surgido a el hace quince días y ahora dice que llevaba años tramitándola; sería en su cabeza, porque ni los documentos ni los técnicos recuerdan que eso se pusiese encima de la mesa alguna vez”. La regidora de Meis apunta a que buscar agua en el río Ulla, “necesita de un estudio de viabilidad y de un proyecto serio que demuestre que es factible, pero también hay que destacar que, a día de hoy, nuestro problema no es de captación, nunca lo ha sido, sino que es de almacenamiento y depuración, y Durán es conocedor de ello porque los terrenos para ampliar la ETAP se adquirieron en su mandato”.

Samuel Lago: “El problema se está volviendo cíclico”


Uno de los municipios que se ha visto más perjudicado por los problemas en la red de suministro ha sido el de Cambados, cuyo alcalde, Samuel Lago, se reunió ayer con la titular de la Consellería de Infraestruturas, Ethel Vázquez. El regidor cambadés aprovechó para pedirle al departamento que estudie la ampliación de la ETAP de Treviscoso para solucionar un problema “que se está volviendo cíclico y que se agudiza cada verano, con picos de demanda debido al aumento de la población en período estival, como ha ocurrido estos últimos días”. Pese a que la reunión se desarrolló en un clima cordial, el regidor cambadés no salió del todo contento con el encuentro, temiendo que se alargue una solución que llevan tantos años aguardando. La situación de la ETAp de Trevicoso no fue el único tema que estuvo encima de la mesa, ya que el regidor abordó cuestiones de seguridad viaria y saneamiento. En concreto, Lago solicitó ola creación de una senda peatonal o la renovación de las aceras en la PO-550 a su paso por Castrelo, entre A Bouza y el puente sobre el Umia. La actuación se complementaría con una canalización del alcantarillado que facilitaría el funcionamiento de la depuradora de Castrelo. También planteó prolongar hasta la parroquia de Oubiña, o hasta Pontearnelas, la senda cicloturista de la PO-300, ejecutada por Infraestruturas en un primer tramo entre Vilariño y el polígono industrial de Sete Pías. El regidor emplazó a la Consellería a mejorar el firme de los viales de servicio paralelos a la VG 4.3.

Compartir el artículo

stats