La tensión a la que está siendo sometida la red de suministro de agua de la Mancomuniade de O Salnés ha provocado que, esta mañana, el polígono industrial de Cambados y varias zonas en los municipios de Meis y Ribadumia se hayan quedado sin agua. El motivo es que el consumo está siendo tan alto en toda la comarca que la presión no alcanza para garantizar el suministro a las zonas más altas. Esto ha obligado a varias empresas a paralizar su actividad, al ser imposible seguir trabajando sin agua.

Samuel Lago, alcalde de Cambados, reconoce que la situación está siendo complicada y que el depósito que se utilizaba para garantizar el suministro a estas zonas se ha quedado prácticamente sin agua, pese a contar con dos puntos de captación desde el río Umia. El regidor no descarta convocar al resto de alcaldes para adoptar medidas drásticas que puedan suponer cortes en el suministro en toda la red comarcal.

El portavoz del PP cambadés, Luis Aragunde, arremete contra el grupo de gobierno y la Mancomunidade por “no haber sido previsores con esta situación, que se veía venir desde hace mucho tiempo”, lamentando que no haya cisternas de reserva para que las empresas “puedan seguir trabajando”. Además, alerta de que cualquier situación de emergencia, como es el caso de un incendio, impediría el uso del agua.