Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desdoblamiento de la vía rápida hacia A Lanzada: ¿para cuándo?

El caos viario vuelve a apoderarse del entorno del istmo

Retenciones vividas para salir de O Grove, el domingo. FDV

Hay atascos que son interminables y sinónimo de buena salud turística, ya que sirven para indicar que el lugar en el que se producen es un destino elegido por una importante cantidad de personas durante sus vacaciones, como sucede con O Grove tanto en verano como en la Festa do Marisco.

Pero también hay atascos que se consideran “una auténtica lacra” y “un problema de graves consecuencias” que se arrastra un año tras otro, “aunque existan soluciones para minimizarlos”.

Quien se pronuncia así sobre estas últimas retenciones es el alcalde grovense, José Cacabelos Rico, tras asistir al caos circulatorio que se repite prácticamente a diario en su localidad, sobre todo durante cada finde.

Y todo, insisten tanto el regidor como los conductores que sufren este problema y los empresarios del sector turístico, “a causa del cuello de botella que se produce en la vía rápida de Sanxenxo”, que une los cuatro carriles de la Autovía do Salnés con los cuatro que atraviesan el istmo de A Lanzada.

Lo que sucede es que las retenciones en ese tramo de apenas siete kilómetros “son constantes y peligrosas”, afectando también a carreteras como la de acceso oeste a O Grove, que avanza paralelo a la línea de costa desde A Lanzada hacia Pedras Negras (San Vicente) y también se satura cuando la vía rápida está colapsada.

El acceso a la vía rápida de Sanxenxo, entre A Lanzada y la Autovía do Salnés. | // FDV

“Ya estamos cansados de denunciar siempre el mismo problema y cuanto supone, puesto que hay gente que decide no acudir a nuestro pueblo para evitar esos atascos”, aseguran los hosteleros.

“Es una demanda que repetimos siempre sin que la Xunta nos haga caso, a pesar de que estamos hablando de la playa más importante de Galicia y de una de las más conocidas de España, de ahí que reciba a diario la visita de miles de personas”, espeta el alcalde.

Los cuatro carriles que atraviesan el istmo de A Lanzada se convierten en un caos cada fin de semana de buen tiempo. | // FDV

El mismo que advierte de que estos atascos van a seguir produciéndose durante el verano, con especial intensidad en el puente festivo de la Ascensión, el día 15.

Se repiten aunque el semáforo no funcione

Tales retenciones en la vía rápida y los cuatro carriles que atraviesan el istmo, para dar entrada y salida al Concello de O Grove, se registran aunque el polémico semáforo instalado por el Concello de Sanxenxo esté apagado.

Interminables atascos en A Lanzada. FDV

Fue colocado hace unos años en la desembocadura de la vía rápida en el istmo, tratando de facilitar el acceso peatonal desde lugares como A Revolta hacia la afamada y concurrida zona de baño.

Y desde el primer momento se explicó que ese elemento contribuía a acrecentar los atascos.

Con semáforo o sin él, lo que está claro es que la masiva afluencia de vehículos a O Grove se hace notar a diario, siendo habituales las retenciones en la vía rápida y la carretera costera de San Vicente, tanto por las mañanas, cuando los visitantes se dirigen a las playas, como al atardecer, cuando las abandonan para dirigirse a sus casas, hoteles o cualquier otro tipo de alojamiento.

La sempiterna “deuda histórica” del municipio meco

El desdoblamiento de la vía rápida de Sanxenxo para su conversión en autovía forma parte de la sempiterna “deuda histórica de O Grove.

Esa “deuda” a la que aludieron un alcalde tras otro desde hace un par de décadas, dependiendo de quién gobernara en la Xunta.

Conseguir esta mejora es una vieja demanda en la que cada verano incide el socialista José Cacabelos, convencido de que no dotar a ese trayecto de cuatro carriles no solo es un peligro y un incordio para los automovilistas, sino también un agravio que frena la proyección de O Grove como destino turístico.

Compartir el artículo

stats