Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Retoman las obras de la nave de hibernación en O Aguiúncho

Los bateeiros llegaron a manifestarse en la zona contra su construcción | Tendrá unos 1.300 metros cuadrados de superficie

La nave estará operativa el próximo mes de septiembre. Pablo Hernández

Nueve meses después de su paralización, la obra de la nave de hibernación del varadero de O Xufre, en A Illa, se ha retomado y podrá estar operativa a lo largo del próximo mes de septiembre. La nave, que será la segunda que se construya en la zona, tendrá una altura de doce metros en su zona más alta, mientras que en los aleros será de nueve y seis. La superficie que ocupa es de unos 1.300 metros cuadrados y cuenta con todos los permisos necesarios para su ejecución.

La empresa que la impulsa no tuvo fácil su construcción ya que se generó una importante polémica cuando puso en marcha las obras, encontrándose con el rechazo del sector bateeiro, que consideraba que se les dejaba sin espacio en el muelle, y de gran parte de la población de A Illa, que consideraba que la nave rompe la estética del litoral. Sin embargo, desde la firma siempre se esgrimió “la razón de la Ley” para dar continuidad a las obras, incluso en los momentos más duros de las protestas, defendiendo que toda su tramitación se había hecho dentro de la legalidad y que ninguna institución, pese a las trabas de las que acusó a Portos de Galicia, le había podido denegar esos permisos. Es más, desde la empresa se llegó a acusar en su día a Portos de Galicia de retrasar la obra a sabiendas “para contentar a los bateeiros”. Esas maniobras han desembocado en dos denuncias ante el contencioso administrativo por los retrasos y los perjuicios causados a la actividad de la firma.

El objetivo final de la nave es que pueda acoger embarcaciones en el futuro para su hibernación en tierra o para su reparación, atrayendo a embarcaciones de recreo que navegan por las aguas de Galicia rumbo al Mediterráneo o al norte de Europa.

El inicio de las obras provocó que ayer el BNG hiciese público un comunicado en el que arremete contra Portos por permitir la construcción de esta nave y carecer O Xufre de un plan de ordenación que responda a los intereses económicos de A Illa y a su preservación medioambiental y paisajística. “El esperpento absoluto es que este esperpento sea financiado con una subvención pública y que cuente con todos los permisos”, señalan Tampoco se olvidan de cargar tintas contra el Concello y su regidor, al que acusan de haber pecado de inacción durante el inicio de la tramitación del expediente de construcción.

Compartir el artículo

stats