Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solicitan la recuperación del topónimo histórico para la plaza consistorial de Meaño

La Asociación Cultural GAM considera que el nombre correcto debe ser “praza da Feira” por la actividad que se desarrolla en ese entorno

Casa consistorial de Meaño. Iñaki Abella

La Asociación Cultural y Deportiva G.A.M. demanda que la céntrica plaza meañesa, denominada oficialmente como Praza do Concello, recupere el nombre del espacio original con el que es conocido por los vecinos en recuerdo de la historia local, al que se refieren como A Feira. Así, enclavado en el que lugar de denominado Campo da Feira, la asociación cultural solicita del regidor Carlos Viéitez sea elevado el asunto a la corporación para renombrada como Paza da Feira.

Una demanda que este mismo colectivo había mantenido ya en los años 90 cuando la corporación adoptara el nombre de Praza do Concello para el citado espacio. Una reivindicación que ahora recobra fuerza a raíz de la campaña “Toponimízate”, puesta en marcha por la Real Academia Galega, y su aplicación “Galicia Nomeada”, cuyo objetivo es conservar, cuando no recuperar, la historia a través de la toponimia. Una campaña que ya en este curso llegaba a Meaño a través de los centros escolares en busca de gente ávida de colaborar en la recuperación de topónimos y microtopónimos que se están perdiendo.

La asociación G.A.M. -nacida en 1989- fundamente su demanda en la historia local. El referido lugar, otrora terreño, había acogido durante décadas una feria que se celebraba los días 13 y 29 de cada mes, que era un referente en toda la comarca, y que mismo excedía llegando e Pontevedra, de donde llegaban feriantes. Desde peixeiras de O Grove a plateros y loceros de Pontevedra, se instalaban así decenas y decenas puestos de venta de pescado, telas, sarmientos, gallos de corral, charcuteros, loceros, fotógrafos itinerantes de feria, que sobrepasaba con creces el espacio de la hoy plaza, ocupando ambas orillas de la actual carretera que baja hacia la iglesia de Meaño y Dena.

Una feria que, recuerdan de siempre los mayores cuando se les pregunta, afirman que “cada 13 y 29 de mes había un ambiente tal que Meaño parecía una fiesta, a donde desde primera hora llegaba gente de toda la comarca”. Tal fue su dinamismo que el centro llegó a contar con tres casas de comida para servir almuerzos a feriantes y gente en esos días: casas de Vicente y Jesusa en los año 50, taberna de Lage (a al altura de la actual farmacia) y luego la casa o taberna de Valentín (que aún hoy se mantiene como comercio mixto).

Fue a finales de los años 70 cuando el Concello de Meaño construyó en nuevo consistorio en su actual ubicación en la cabecera del solar que era feria. Para entonces la feria había decaído y su actividad de tornaba residual hasta su desaparición.

Fue a finales de los años 80 que, desaparecida la feria, el entonces alcalde Germán Rodiño inició el empedrado de firme terreño para su conversión en plaza. Una obra que finalizó con Jorge Domínguez en 1991, el año en que éste accedía a la alcaldía. Fue entonces que la corporación meañesa decidió bautizar el empedrado con el nombre de “Praza do Concello”, asumiendo así la titularidad municipal de ese espacio que fuera antes público.

En junio de 1995, la Asociación G.A.M. Instaba ya al regidor optar por el nombre de “Praza da Feira” para renombra la plaza. Pero entonces la corporación municipal, a quien competía el cambio de denominación, rechazó la propuesta manteniendo el nombre de “Praza do Concello”, cuya placa figura en el muro trasero el escenario que preside ese espacio. Veintisiete años después, a partir del movimiento regenerador de la Real Academia Galega, la asociación G.AM. Incide en su demanda de recuperar la historia local a través de su toponimia.

Compartir el artículo

stats