Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Preocupación en la ría con las motos de agua

La Guardia Civil del Mar intensifica el control

La Guardia Civil del Mar patrullando la costa arousana. M. MÉNDEZ

Capitanía Marítima, Guardia Civil del Mar e incluso Gardacostas de Galicia y los socorristas de algunas playas arousanas, saben de la creciente presencia de motos acuáticas a lo largo y ancho de la ría. Como también saben de la peligrosidad que esto puede entrañar si se hace un uso inapropiado de las mismas.

La abundancia de estos vehículos y, sobre todo, ese mal uso, hacen que aumente la preocupación, lo cual obliga a incrementar también la vigilancia que se ejerce sobre los mismos, especialmente en las zonas de baño y los puertos.

En relación con esto, cabe destacar que está resultando llamativa la labor de la Guardia Civil del Mar, con controles permanentes tanto en Arousa Norte (Barbanza) como en Arousa Sur (O Salnés).

Pendientes de la Romaría Vikinga

Una vigilancia iniciada hace semanas que se extiende al río Ulla y se intensificará el mes que viene. Sobre todo el primer domingo de agosto, con motivo de la celebración del tradicional y multitudinario Desembarco Vikingo en las Torres de Oeste (Catoira).

Una moto, navegando a escasos metros de la costa, justo antes de la llegada de la Benemérita. M. Méndez

En este caso, hay que recordar, cada año que pasa –salvo los de pandemia– es mayor el número de motos acuáticas y embarcaciones de recreo de todo tipo que quieren sumarse a la fiesta de los vikingos, en ocasiones acercándose en exceso a la costa y los drakkar y realizando arriesgadas maniobras.

Con esa actitud no solo deslucen la fiesta de Interés Turístico Internacional, sino que ponen en peligro la vida de los ocupantes de las propias motos como la de todos aquellos que asisten a la celebración.

Una patrullera de la Guardia Civil del Mar vigilando el entorno de una playa, en A Illa de Arousa. M. MÉNDEZ

Es por ello que la Guardia Civil volverá a extremar la vigilancia en dicho acontecimiento festivo, tratando de garantizar la seguridad de todos los participantes.

Pero volviendo a lo que está sucediendo en el conjunto de la ría, hay que señalar que las fuentes consultadas confirman que “hay motos de agua circulando a peligrosas velocidades”. Y, por si no fuera suficiente riesgo, muchas de ellas lo hacen “a escasos metros de las rocas, las playas, las bateas y de otras embarcaciones”.

Advertencia

Incluso se ha detectado la presencia de motos de agua con tres personas encima, sin estar autorizadas para ello, y de pilotos u ocupantes navegando sin chaleco.

Una moto acuática circulando a gran velocidad entre la costa y las bateas, en A Illa. M. MÉNDEZ

Ante el riesgo de que estas y otras arriesgadas maniobras provoquen accidentes, como ya sucedió en el pasado –algunos de trágicas consecuencias–, Capitanía Marítima apela a la responsabilidad de los pilotos, recordándoles que hay una serie de normas “de obligado cumplimiento”.

Algo en lo que también incide la Guardia Civil, cuyas patrulleras pueden verse con frecuencia en zonas de A Illa, Cambados y Vilanova donde las motos acuáticas suelen ser más abundantes.

Compartir el artículo

stats