Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

COLOFÓN DE "VILAGARCÍA, CIDADE DE LIBRO", ESTA TARDE Manuela Carmena Exalcaldesa de Madrid y autora de "La joven política"

“No volvería a presentarme como alcaldesa, pero otro tipo de trabajo político, ¿por qué no?”

“No tengo rechazo a la política. Por ejemplo me duele muchísimo la situación de la inmigración: ¿cómo es posible que no existan oficinas de información en las fronteras?”

Manuela Carmena habló de su libro “La joven política” en el Club FARO el pasado enero. Marta G. Brea

Manuela Carmena (Madrid, 1944) pondrá el broche de oro esta tarde a Vilagarcía, Cidade de Libro con la última “Conversa ao solpor” de la segunda edición. Lo hará en compañía del historiador Ramón Villares, que desde 2006 es presidente del Consello da Cultura Galega. Este encuentro literario inicialmente previsto para el 15 de junio tuvo que posponerse al contagiarse de COVID la exalcaldesa de Madrid. Debido a las ganas que tenían sendos autores de participar en el evento y a la expectación generada entre el público arousano, se buscó una nueva fecha. Así, hoy Carmena y Villares estarán firmando ejemplares en el Salón García desde las 20.00 horas. La conferencia comenzará a las 21.00.

Carmena creció en el barrio madrileño de Tetuán y fue a un colegio de monjas. Se licenció en Derecho e inició su etapa profesional como abogada laboralista. Durante el régimen de Franco fue detenida en varias ocasiones por luchar en defensa de las libertades y se libró por casualidad del atentado al despacho de abogados de Atocha, del que era fundadora. Ingresó en la judicatura en 1981 y fue juez decana de Madrid, así como vocal del Consejo General del Poder Judicial (1998-2011). En 1986 ganó el Premio Nacional de Derechos Humanos y en 2015 saltó a la primera plana del panorama político estatal al convertirse en alcaldesa de la capital por Ahora Madrid. A sus 78 años está volcada en su ONG “Cosiendo el Paro”, en un programa radiofónico y en la literatura.

– ¿Ya recuperada del COVID?

– Me voy recuperando. Estoy haciendo una vida normal, pero es cierto que me he quedado un poco cansada. Yo creo que estamos en la séptima ola, porque al menos en Madrid hay muchísima gente contagiada.

– Esta noche estará en Vilagarcía con Ramón Villares disertando sobre política y literatura. ¿Centrará su alocución en su último libro?

– Sí, se centra fundamentalmente en el libro, aunque como el libro toca muchísimos aspectos de la vida cotidiana, ahí cabe de todo.

"Creíamos que esas guerras de invasión estaban periclitadas"

decoration

– ¿Cómo definiría el panorama político actual?

– Estamos en un momento muy difícil. Cuando escribí el libro hacía la siguiente reflexión: mi generación no ha vivido ninguna guerra importante y de pronto vemos una experiencia única, una invasión totalmente injustificada en el marco europeo. Nos ha dejado a todos sorprendidos, pues creíamos que esas guerras de invasión estaban periclitadas. Aquello que parecía algo de un nacionalismo mal resuelto acabó convirtiéndose en una guerra en la que una gran potencia invade un territorio. Sucede en un momento en el que la política está sufriendo muchas convulsiones. Países demócratas están viviendo un desgaste de la democracia, con mucha gente que no vota. Por ejemplo en las últimas elecciones francesas la abstención fue del 75% entre los jóvenes. Es una actitud absolutamente general la de no querer participar en la esencia de la democracia. Y no se trata solo de elegir, sino también de controlar. El otro día el señor de un restaurante de un pueblo de Madrid me decía: “Creo que me he hecho agnóstico en la política”. A mi modo de ver, esa sensación está significando una luz roja que se enciende para los sistemas democráticos. Vemos cada vez más sistemas antidemocráticos, como Rusia, con una dominación clarísima puramente autoritaria hacia los ciudadanos. Estamos viviendo una guerra general, aunque el campo de batalla sea Ucrania, porque todos estamos sufriendo las consecuencias.

"Esa sensación de "agnóstico en la política" es una luz roja que se enciende para los sistemas democráticos"

decoration

– ¿Qué opina de ese hastío generalizado con la política? ¿Plantea alguna “receta” en La joven política?

– Yo creo que el título La joven política es una broma de la editorial. Todo el mundo sabe que muchas veces las ideas avanzadas no siempre radican en la juventud. Puede haber personas con edades importantes que tienen posturas muy novedosas.

– Como usted.

– Yo siempre cuento que cuando estaba en el Ayuntamiento [como alcaldesa de Madrid], vino la reina emérita doña Sofía y en el ascensor me dijo: “Tú eres mayor como yo, pero qué innovadora eres”. Y yo creo que sí, es una de las características de mi temperamento y de mi carácter.

– ¿Qué herramientas propone para animar a la ciudadanía a participar en la política?

– Hay que cambiar el estilo de hacer política. Yo lo veo como algo más apasionante, más desvinculado de las carreras profesionales. Un político no tiene que ser alguien que tenga una carrera, sino alguien que decide trabajar por lo de todos. Los profesionales de la política han generado unas estructuras de carrera profesional en el poder por encima de todo; ese es el éxito de su carrera. Pero se trata de dedicar un tiempo a trabajar por los demás.

"Hay que cambiar el estilo de hacer política. Hay que desvincularla de las carreras profesionales"

decoration

– ¿Hay fecha de caducidad en la política?

– No. Al contrario. Depende muchísimo. A veces es muy interesante el modelo de las alcaldías de los pueblos, donde el alcalde es un jubilado con su vida profesional acabada y una gran mochila que trabaja por los demás. Yo creo que no hay una fecha de caducidad.

"A veces es muy interesante el modelo de las alcaldías de los pueblos, donde el alcalde es un jubilado con su vida profesional acabada y una gran mochila que trabaja por los demás. Yo creo que no hay una fecha de caducidad"

decoration

– ¿Volvería a la política?

– No o sí, no sé cómo decirte. Depende. No volvería a presentarme como alcaldesa, pero supón que se me plantea la posibilidad de algún otro tipo de trabajo político, ¿por qué no? No tengo rechazo a la política. Por ejemplo me duele muchísimo la situación de la inmigración. Pensar que han muerto veinte jóvenes por simplemente querer entrar a España... ¿Cómo es posible que no exista una oficina de información en las fronteras?

– ¿Está de acuerdo con las mayorías absolutas?

– Depende. Si el gobierno lo hace bien y entiende que la mayoría no es una asunción del poder civil y social de esa orquesta que debe ser la ciudad, sí. Si se asume solamente como dirección no. Lo importante es que la gestión política no sea autoritaria y dé la espalda a la ciudadanía. Cada vez es más importante ofrecer instrumentos a la ciudadanía para que controlen la política de ayuntamientos y ministerios.

"Diseño juguetes sostenibles que hacen en el centro penitenciario de Aranjuez"

decoration

– ¿A qué dedica actualmente su tiempo Manuela Carmena?

– Cuando me jubilé la primera vez [sonríe] tenía muchos proyectos y los he ido poniendo en marcha. Ahora estoy en un programa de Radio Nacional que se llama “Máster en justicia” y me da mucha satisfacción. Cada semana planteo un tema diferente y debatimos sobre él. Es un programa sencillo y muy interesante. También tengo una ONG que me da mucho trabajo, “Cosiendo el Paro”. Hacemos artesanía muy bella de muchísima calidad. Hacemos juguetes y ropa para niños de hasta 4 años. Los juguetes los diseño yo. Siempre me ha gustado mucho diseñar muñecos, desde pequeña. Aunque los diseños son míos, los juguetes los hacen en el centro penitenciario de Aranjuez.

– ¿Qué tipo de juguetes?

– Son sostenibles. Muñecos y muñecas rellenos de lana virgen. Me preocupaba mucho que la lana se estaba tirando, se quema y no se utiliza. Yo apuesto por una sostenibilidad total y vivimos experiencias la mar de divertidas. Utilizamos tela y madera. Después tengo otros proyectos que no he podido hacer pero que sigo intentándolos poner en marcha, como conseguir la divulgación y evaluación de la ley. Constantemente se dictan muchísimas leyes pero no nos paramos a ver si han servido de algo. Tengo un juego de mesa sobre los procesos judiciales y estoy intentando convertirlo en un programa digital.

Compartir el artículo

stats