Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La campaña del pulpo empieza mejor que las de los tres últimos años

Las lonjas de Cambados y O Grove vendieron ayer algo más de 1.400 kilos de cefalópodo, frente a los 1.000 del año pasado y los menos de 200 de julio de 2020

Una compradora observa un pulpo de gran tamaño en la lonja de Cambados INAKI ABELLA DIEGUEZ

La campaña del pulpo empieza bien en los puertos del sur de la ría de Arousa. Entre las lonjas de Cambados y O Grove vendieron ayer algo más de 1.410 kilos de cefalópodo, frente a los 1.040 del primer día de la temporada de 2021. Los resultados, además, son mucho mejores que los de 2020 y 2019, cuando únicamente se habían vendido 195 kilos entre las dos lonjas (en 2020) y 700 en 2019. Pero además de haber más capturas, se ha vendido ligeramente mejor.

En la lonja de Cambados se despacharon durante la tarde de ayer 890 kilos de cefalópodo. El primer “mío” fue a 11,75 euros el kilo, y se lo llevó una mujer que adquirió una veintena de cajas. Se estima que la cotización bajaría en el tramo final de la subasta hasta los siete euros el kilo. En O Grove, se vendieron 520 kilos. Las primeras paradas fueron a 10,05 euros el kilo, y las últimas a 7,26.

Al ser el primer día de campaña, todavía es pronto para tomar conclusiones, pero las sensaciones iniciales son buenas, sobre todo si se comparan los resultados con los del primer día de los años precedentes. En 2021, por ejemplo, se vendieron en Cambados menos de 700 kilos, y los precios oscilaron entre los 9,5 y los 8,05 euros. En O Grove, se vendieron en ese arranque de la temporada algo menos de 360 kilos de pulpo, a un máximo de 11 euros el kilo.

La sala de subastas de Cambados, llena de cajas de pulpo. | // IÑAKI ABELLA A.Martínez

Durante la subasta de ayer en la rula grovense, se hicieron 14 paradas. Al precio máximo se vendieron 25 kilos, pero más de la mitad de la producción se subastó a 6,40 euros el kilo, o menos.

210 kilos por barco

Ayer comenzó la temporada del pulpo en Galicia, que se prolongará hasta la veda de 2023, cuya fecha todavía está por determinar. Hasta el 31 de agosto, el cupo de capturas es de 30 kilos de pulpo por barco y día, a los que hay que sumar otros 30 diarios por tripulante, hasta un máximo de 210. La cuota se amplía desde septiembre hasta los 50 kilogramos diarios y un máximo de 350 por embarcación.

Aquellas embarcaciones que faenen entre Con da Aguieira (O Grove) y Corrubedo tendrán que levantar las nasas y llevarlas para puerto todos los días hasta el 1 de octubre. A partir de esa fecha, y hasta el inicio de la veda en 2023, podrán dejarlas caladas incluso durante el periodo de descanso semanal. La jornada de pesca es de 6.00 a 16.00 horas, si bien los barcos pueden salir de puerto a las cinco de la mañana. En lo que respecta a las piezas capturadas, se establece un peso mínimo de un kilo.

Arousa suma unos 200 barcos con permiso para el cefalópodo

El pulpo es uno de los productos estrella del mar gallego, y uno de los más demandados tanto por los consumidores domésticos como por la hostelería durante el periodo estival. En Galicia hay unos 1.200 buques autorizados para extraer el cefalópodo, siendo la ría de Arousa la que concentra un mayor número, más de 200. El de Ribeira es con mucha diferencia el puerto con más barcos dedicados al pulpo (la cifra supera el centenar), seguido de los de O Grove y Cambados. La campaña actual se cerró el pasado 20 de mayo, pero ya hacía unos días que prácticamente había desaparecido de los puestos de venta.

En plazas de abastos como la de Vilagarcía podía conseguirse a 16 euros el kilo en aquellos últimos días de la temporada, y fueron muchos los que acudieron a comprarlo para congelar. Fue el colofón a una temporada fantástica en cuanto a volumen e ingresos. En la lonja de O Grove, por ejemplo, se subastaron en vísperas del inicio de la veda 249 kilos, a un máximo de 13 euros y un mínimo de 7,40, mientras que en la de Cambados el pulpo (solo 37 kilos subastados) marcó ese día un tope de 11,45 euros por kilogramos. Desde el pasado verano hasta mayo de este 2022 se vendieron en las lonjas gallegas 2.089 toneladas de pulpo que reportaron unos ingresos de más de 19 millones de euros.

El GALP participa en un proyecto sobre cambio climático y ciencia

El Grupo de Acción Local do sector Pesqueiro (GALP) de la ría de Arousa participa en el proyecto “PescaConCiencia”, que se financia con fondos europeos y en el que participan la Consellería do Mar y otros GALP gallegos. La finalidad del proyecto es identificar cómo influirá el cambio climático en la pesca artesanal, y avanzar para que el sector y las organizaciones científicas trabajen en un acuerdo de colaboración que permita fijar una hoja de ruta para superar la crisis.

Una de las acciones que se contemplan en el proyecto es la realización de un diagnóstico participativo, en que los diferentes miembros del sector (armadores, tripulantes, mariscadores) podrán aportar su punto de vista sobre los efectos del cambio climático en la pesca artesanal y en qué puede ayudarles la ciencia.



Compartir el artículo

stats