Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pasión por los "escarabajos" en O Salnés

La afición por los coches de época congrega a 120 personas en la comarca

Un hombre toma una fotografía con los vehículos tras él. | // NOÉ PARGA

Una caravana conformada por 60 “escarabajos” -nombre con el que se conoció popularmente el mítico “Beetle”, “Sadán” o “Fusca” de la firma Volkswagen-, recorría este fin de semana la carreteras arousanas. Lo hacía en dos jornadas, con motivo de la sexta Concentración de Escaravellos do Salnés, que se retomaba tras el parón del COVID. La última edición hasta ahora había sido la de 2019.

La iniciativa parte de un colectivo forjado en Meaño bajo la denominación “Escaravellos do Salnés”, promovida por Manuel Lage y Jesús Pazos, dos meañeses apasionados de ese vehículo y del mundillo de las concentraciones del mítico automóvil. Como en cada edición, la concentración tenía su punto de encuentro y partida en Galiñáns (Lores), delante del café-bar Lage, que oficiaba de punto de bienvenida e inscripción. Entre los desplazados para la ocasión, había conductores llegados desde la cuatro provincias gallegas, así como desde Portugal y Asturias.

El sábado, la caravana partía desde Meaño en dirección a Xil, para luego, haciendo sonar sus cláxones, discurrir por Cobas, Padrenda, Barrantes, Santa Marta, hacer una parada en monte Lobeira y llegar a Vilanova, villa esta que oficiaría como como epicentro del evento.

Después, hubo una comida en la casa de cultura de Corón para 120 personas, ya que los conductores venían acompañados. Por la noche, la pernocta fue en un hotel de Vilanova, y ayer domingo, entre otras actividades, tuvo lugar una visita al pazo de Baión, donde participaron en una actividad enoturística.

Los coches, estacionados en el centro de Vilanova. | // NOÉ PARGA

Aún partiendo de Meaño, Manuel Lage explicaba la razón de haber elegido Vilanova de Arousa como sede: “Se trata de enseñar a los que nos visitan la belleza del paraje de O Salnés, contribuir al turismo y a potenciar la zona”. “En anteriores ediciones -añade- amén de Meaño, habíamos tenido como sede Sanxenxo y otros lugares, pero en esta ocasión tocaba un poco más al norte, Vilanova se brindó a ello y varios ‘escaravellos’ de esta zona nos lo pedían”, explica el promotor de esta concentración.

Para hacer atractiva la cita, la organización se afanó en conseguir precios populares para reunir a amantes del “escarabajo”. Además, hubo regalos de bienvenida (polo y camiseta conmemorativa), y todas la citas, visitas, pernocta en hotel y comidas se ofrecían al precio de 100 euros por persona.

Amén del paisaje, la cita venía marcada también por su carácter cultural, pues hubo visitas al museo Valle Inclán, la torre de San Sadurniño y el casco histórico de Cambados. En el almuerzo de despedida ayer, tuvieron lugar los protocolarios discursos y el sorteo de numeroso regalos entre los congregados.

“Escaravellos do Salnés” aprovechaba la ocasión por agradecer la buena disposición del Concello de Vilanova y sus gentes, “que nos facilitaron todo para haber podido disfrutar de una cita inigualable”. Y, en mente ya nuevos proyectos e ilusiones para poder repetir esta concentración el próximo año.

Compartir el artículo

stats