Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Tuve que elegir entre cambiar de coche o comprarme un clarinete contrabajo y pedí un préstamo"

Fernando Abreu, del Cuarteto Caramuxo, es de los pocos músicos de Galicia que tocan el instrumento más grande de la familia de los clarinetes, que puede superar los 30.000 euros

Fernando Abreu, con su clarinete contrabajo en el concierto del Pazo de O Castriño. Cristina Durán

Fernando Abreu es uno de los pocos músicos en Galicia que toca el clarinete contrabajo. “Lo primero que me preguntan es de qué instrumento se trata y siempre contesto lo mismo: un clarinete. Entonces la gente se sorprende”, comenta este integrante del Cuarteto Caramuxo, que esta semana ha actuado en concierto en el pazo vilagarciano de O Castriño dentro de la programación del Clasclás.

El instrumento que toca Abreu es el más grande de la familia de los clarinetes y no se prodiga demasiado por los escenarios. El repertorio existente es escaso y su precio, para nada accesible. “Se fabrican bajo demanda. El precio actual de mi clarinete está por encima de los 30.000 euros pero a mí no me costó eso, fue hace quince años”, recuerda el músico.

Concierto del Cuarteto Caramuxo en el Pazo de O Castriño, en Vilagarcía, dentro de la programación del Clasclás. Cristina Durán

Caramuxo se gestó en el Conservatorio de Santiago hace más de tres décadas con cuatro compañeros que empezaron a tocar juntos el clarinete (el soprano, el más conocido). “Teníamos especial interés en llegar a la música gallega y nosotros nos hacíamos nuestros propios arreglos”, indica Fernando.

Uno de ellos se compró un clarinete bajo y para enriquecer todavía más el cuarteto solo faltaba el contrabajo. “Para tener un grave potente, para lograr un empaste y sonoridad más equilibrados, necesitábamos el más grande de la familia. Entonces me lo planteé. Tuve que decidirme entre cambiar de coche o comprar el clarinete contrabajo y pedí un préstamo para comprarlo, lo pagué a plazos”, relata el clarinetista. Desde entonces, no se ha separado de su imponente instrumento de viento, al que –reconoce– ha sacado un gran partido. “Estamos encantados. Le hemos dado una sonoridad muy particular a nuestro grupo”, confiesa.

“Cuando le estaba dando vueltas a si comprarlo o no, surgió la oportunidad de que ya había uno fabricado para alguien que finalmente no lo quiso, por lo que a mí me costó bastante menos de los 30.000 euros que valdría ahora”, reconoce.

En relación a la dificultad para tocar este instrumento, destaca la “gran cantidad de aire con la que tienes que trabajar”, ya que en relación a la destreza con las manos, “es casi igual que con un clarinete soprano”.

"La dificultad es la gran cantidad de aire con la que tienes que trabajar"

decoration

El repertorio no ha sido un problema para él, puesto que el Cuarteto Caramuxo (que en realidad es un sexteto compuesto por cuatro clarinetistas, un acordeonista y una percusionista) compone sus propios temas y realiza también los arreglos.

El primer disco no llegó hasta 2005 “porque nos lo tomamos con calma”. Además, los integrantes están inmersos en otros proyectos musicales: “Desgraciadamente en este país no es posible vivir exclusivamente de un grupo”, concluye Abreu, profesor de instituto.

El Cuarteto Quiroga aplaza su concierto de esta noche en el Clasclás

La quinta edición del Festival Internacional de Música Clásica de Vilagarcía entra en su recta final con un cambio en la programación. El concierto previsto para esta noche por parte del Cuarteto Quiroga, Premio Nacional de la Música, no podrá celebrarse debido a la enfermedad de uno de sus integrantes.

La organización del Clasclás aclara que el recital no se suspende, sino que se aplaza para “otra fecha todavía por determinar”. En su lugar esta noche volverá a subirse al escenario el Trío Guarneri de Praga, que inauguró el festival el pasado lunes. La cita será hoy a las 21.00 horas en el Auditorio de Vilagarcía. Aunque las entradas son gratuitas, es necesario retirarlas previamente en ataquilla.com.

En relación al programa “Clasclás a pé da rúa”, llega hoy a su fin con los conciertos a mediodía en las plazas de Ravella y de Galicia.

Alumnos gallegos, catalanes, vascos y castellanoleoneses exhibieron ayer su talento en la Praza da Peixería. Iñaki Abella

Alumnos gallegos, catalanes, vascos y castellanoleoneses exhiben su talento

Una parte importante del Clasclás es la formación. Por ello, cada año distintos centros de enseñanzas musicales de toda España seleccionan a un reducido número de alumnos para que se formen en el Festival Internacional de Música Clásica de Vilagarcía con masterclasses impartidas por laureados músicos internacionales.

En esta quinta edición colaboran el Conservatorio Superior de Música de Vigo, de donde proceden Álvaro Pérez Bastos, Raúl Pérez Ramallo y Óscar Paniagua González; la Escola Superior de Música de Catalunya (Esmuc), con Gustavo Abela Cruz e Iñaki Guezala Varela; el Conservatorio Superior de Música de Castilla y León, con David Martínez Campelo, Danuel Feygin Manakov, Ricardo Macho Valderrey, Alberto Higueras Rodríguez, Daniel Iglesias Silva y Claudia García Carreras; mientras que del Musikene vasco actuó Sofía Sánchez Maestro. Hoy seguirán los conciertos a las 12.00 horas en la Praza da Peixería.

Compartir el artículo

stats