Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Las colas de los primeros días de rebajas ya pasaron a la historia"

Parte del pequeño comercio arousano ha preferido esperar al 1 de julio para empezar a ofrecer descuentos

Una dependienta coloca unos zapatos rebajados a la mitad de precio. | // NOÉ PARGA

Los periodos de rebajas ya no están sujetos al corsé temporal de antaño y hoy los establecen, en gran medida, las grandes corporaciones de la moda, como Inditex o El Corte Inglés. Numerosos comercios arousanos han decidido iniciar los descuentos de verano en vísperas de San Juan, como han hecho las multinacionales, pese a considerar que es negativo para ellos empezar tan pronto con la campaña, pero otra parte del pequeño comercio local ha decidido esperar al periodo clásico de julio.

Jonathan González, de Madison Av, de Vilagarcía, es uno de los que van a esperar al 1 de julio. “Pensamos que las rebajas de verano están mal ubicadas en el calendario”, afirma para argumentar su decisión. Sostiene que la llegada del tiempo meteorológico estival se retrasa en menudo a Galicia hasta finales de junio o principios de julio, y esto provoca que la venta de determinados artículos de verano también se demore. Al adelantar las rebajas, “lo que hacemos es vender los artículos de la campaña de verano ya prácticamente todos rebajada”, aduce.

Se estima que el gasto medio por persona se situará este año entre los 80 y los 100 euros

decoration

Deportes Piñeiro Atleet, en Cambados, es otra de las firmas que ha preferido ceñirse al calendario clásico de los descuentos, que arrancaba tradicionalmente a principios de julio.

En este 2022, sin embargo, las fechas se adelantaron significativamente; Inditex, por ejemplo, ofrece descuentos desde el 22 de junio en su página web, y desde el 23 en sus tiendas físicas.

Mo-Bu, de Vilagarcía, es uno de los comercios que sí han empezado la campaña de rebajas, aunque su propietario, Álvaro Monteagudo, admite que no le gusta el cheque en blanco que le ha otorgado la Lei de Comercio a las grandes corporaciones. “Empecé antes las rebajas porque es lo que toca, hay que jugar a esto... Pero esto nos aboca a un oligopolio, como el de los carburantes. Llegará un momento en el que pondrán a la ropa el precio que quieran porque no tendrán competencia”.

Una de las tiendas que ya han empezado con el periodo de descuentos. | // NOÉ PARGA

Beatriz Romero, de Calzados Romero (Vilagarcía) también ha empezado con las ofertas, y confiesa que lo ha hecho igualmente “a disgusto”. “Empezar tan pronto perjudica al pequeño comercio”, asevera. “Si ponemos a estas alturas del verano las reposiciones de mercancía a precios de rebaja ya perdemos la rentabilidad de esos productos. Para eso no arriesgas la inversión”. Además, tanto ella como Monteagudo creen que algunas grandes superficies juegan al despiste durante las rebajas, sacando del armario la mercancía más obsoleta para ponerla de oferta, mientras que la de temporada sigue al mismo precio al considerarse artículo de continuidad. “Nosotros los pequeños parece que estamos obligados a ponerlo todo de rebajas, mientras que los grandes ponen que es artículo de nueva colección para no bajarlo nada de precio y no pasa nada”. Álvaro Monteagudo opina a su vez que los inspectores de comercio de la Xunta deberían ser más exhaustivos en sus controles sobre las franquicias para evitar malas prácticas.

“Las colas de los primeros días ya pasaron a la historia”

Nerea Pérez, de la tienda Kaau´s de la plaza Asorey, de Cambados, explica que ellos empezaron la campaña de descuentos el martes pasado en la página web (día 20), y desde día el siguiente (21) los aplican también en la tienda física. “Los primeros días no hubo demasiada venta porque la gente aún no sabía que estábamos de rebajas, pero el fin de semana ya fue bastante bien”, afirma. En su caso, estiman que la mitad de las ventas en la temporada de ofertas ya las hacen a través de su página web, con pedidos incluso de ciudades como Barcelona o Valencia. Beatriz Romero, de Calzados Romero, se muestra solo relativamente satisfecha.

“Estos días se está vendiendo bien, pero no mucho mejor de lo que ya estábamos vendiendo. En estas épocas se vende mucho por el verano y porque hay celebraciones, pero no por las rebajas”. Álvaro Monteagudo, de Mo-Bu, afirma que la campaña le va “razonablemente bien”, pero que en cualquier caso, “las colas y los desmadres que se veían hace años los primeros días de las rebajas ya pasaron a la historia”. Jonathan González, de Madison Av, comparte la misma apreciación. “Ya no les damos la misma importancia. Ya no existe el ansia por los rebajas de antes”.

La mitad de los españoles comprará de media entre seis y siete productos en las rebajas de verano y dedicará entre 80 y 100 euros de su presupuesto a estas adquisiciones, según datos de la consultora Kantar. Estas cantidades se aproximan al desembolso efectuado en las rebajas de verano de 2019, en donde el gasto medio por comprador fue de 80,26 euros, frente a los 77,35 euros de 2021. Según una experta de la citada consultora, en los momentos de inflación alta como los actuales, “poder ahorrar comprando más barato puede ser una buena oportunidad para renovar determinadas prendas o hacer fondo de armario”.

Compartir el artículo

stats