Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bailar: terapia para sacudirse la pandemia

Los arousanos se animan cada vez más a darlo todo en la pista

Una de las clases de baile impartidas por el coreógrafo Fran Vidal. | // FDV

El baile vuelve a estar de moda, y especialmente en Vilagarcía y sus alrededores, por lo que podemos decir que tras la pandemia, los arousanos bailan más que nunca, y además se esfuerzan por hacerlo bien”.

Quien así se pronuncia es el coreógrafo Fran Vidal, profesor de baile con más de 15 años de experiencia en Vilagarcía y otros municipios de O Salnés, además de impartir clases en Santiago y Pontevedra.

Al anularse tantas bodas durante lo peor de la pandemia, ahora se nota el aumento de parejas que quieren hacer la fiesta por todo lo alto, y eso requiere preparar a conciencia su baile de bodas

Fran Vidal - Coreógrafo

decoration

A su juicio, haber superado el COVID ha animado a muchos arousanos a disfrutar del baile como una actividad de ocio “al alcance de su mano, ya que antiguamente había que desplazarse muy lejos para aprender a bailar”.

Una de las clases. Fran Vidal

Tras superar los daños colaterales de la pandemia, ya que resultaba del todo imposible que los alumnos pudieran tener contacto entre ellos y que las parejas de baile se fueran alternando, ahora imparte clases en la ciudad a un centenar de alumnos, además de tener ya reservas para el curso que arrancará en septiembre.

Uno de los mejores años

“Sorprendentemente, este año esta siendo uno de los mejores para el baile en nuestra comarca”, reflexiona este profesor de baile en la escuela Nydia y el club Vilarousa de gimnasia rítmica.

“Cada vez hay más gente que se anima y busca evadirse y pasar un rato entretenido”, insiste. “Ahora que podemos salir y hacer cosas tras el COVID quería retomar la idea de aprender a bailar, pues siempre la contemplé y nunca me decidí”, apostilla uno de sus alumnos.

La preparación ofrecida en Vilagarcía. Fran Vidal

Bailes nupciales

Los tiene de todas las edades y se forman en todos los estilos de baile imaginables, apreciándose entre algunos una gran ilusión, quizás porque ven estas clases como una nueva oportunidad para el coronavirus. Una ilusión especial en el caso de las parejas que acuden a las clases particulares específicamente centradas en los bailes nupciales.

Y fueron muchos, ya que “al anularse tantas bodas durante lo peor de la pandemia, ahora se nota el aumento de parejas que quieren hacer la fiesta por todo lo alto, y eso requiere preparar a conciencia su baile de bodas”, argumenta el propio Fran Vidal.

Algunas parejas quieren aprender el baile nupcial. Fran Vidal

También interesa a los jóvenes

Lo hace antes de aclarar que el interés por el baile también va en aumento entre los niños y/o adolescentes.

“Este año tanto yo como otros compañeros que nos dedicamos a impartir clases de danza y expresión corporal en los colegios hemos podido comprobar que los grupos aumentaron considerablemente, llegando en algunos casos a tener que rechazar ofertas que nos plantearon por tener los horarios más que cubiertos”, sentencia el coreógrafo Fran Vidal.

Compartir el artículo

stats