Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un verano sin doce camas en el Hospital do Salnés

Los pacientes COVID seguirán en la planta tercera | La medida facilita la organización de las vacaciones de toda la plantilla

Ambulancia medicalizada en su base principal del Hospital do Salnés. | // IÑAKI ABELLA

La Gerencia del Área Sanitaria Pontevedra-O Salnés acordó que se cierre el diez por ciento de las camas del Hospital do Salnés durante los meses de verano, una medida que se aplica para facilitar los turnos de vacaciones del personal que ejerce en el centro.

Quedan así activas un total de 108 plazas de las 120 disponibles, lo que va a permitir mantener las habitaciones específicas para pacientes COVID que desde que comenzó la pandemia se aíslan en la planta tercera de las instalaciones de Ande (Rubiáns).

En esta ocasión, la decisión que adopta la Gerencia y que implica un gran ahorro en recursos económicos y en personal de sustitución, va a suponer un menor trastorno para los pacientes con dolencias ordinarias pues seguirán ocupando sus dormitorios convencionales.

En anteriores ocasiones, el cierre de la planta tercera del Hospital de O Salnés obligaba a un enorme trasiego pues los enfermos eran reubicados en las otras dos primeras plantas y en ocasiones tenían que compartir con enfermos de paliativos.

Este año, la Gerencia del Hospital anuncia el cierre estival con el argumento de que solo afecta al 10 por ciento de las plazas y el compromiso de que en caso necesario “la disponibilidad es del 100% de las camas existentes, para dar respuesta a toda la demanda”

Explican que dicha planificación se llevó a cabo tras un “estudio pormenorizado de la afluencia de pacientes durante la época estival”, que aseguran “permite determinar las necesidades de cobertura asistencial de acuerdo con la previsión de la demanda en el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés”.

En este sentido también se subraya que en el Área Sanitaria estarán operativas un total de 628 camas, el 87% del total, de ellas 520 en Montecelo y el Provincial, centros de referencia también para especialidades y varios ayuntamientos de la comarca como O Grove, Sanxenxo o Meaño y Meis.

En este sentido justifica que este plan de adecuación de los recursos asistenciales planificado cada verano se debe “a la coincidencia del período reglamentario en el que la mayoría de los profesionales del sistema sanitario público gallego disfruta sus vacaciones y también por la disminución de ingresos hospitalarios por procesos respiratorios, algo que se repite en cada período estival”.

Agregan que dicho plan también posibilita que a lo largo de los meses del verano se ejecuten asimismo pequeñas obras y actuaciones preventivas en distintas unidades, trabajos que serían imposibles de realizar en épocas de alta ocupación hospitalaria.

La ambulancia medicalizada, para Sanxenxo

Con la llegada del verano también se suprimen otros servicios sanitarios como la ambulancia medicalizada asignada al Hospital de O Salnés que volverá a tener su base en el municipio de Sanxenxo hasta el mes de septiembre. Esta decisión que pretende justificarse en el hecho de que es más operativa en la localidad turística nunca ha sido bien recibida en Vilagarcía pues influye directamente en la actividad del Punto de Atención Continuada (PAC) de San Roque, cuyos profesionales tienen encomendadas también las emergencias que sucedan en el territorio municipal sin auxilio de este equipo. A su vez, es preciso poner de manifiesto que el municipio de Sanxenxo está vinculado directamente a Montecelo y al Hospital Provincial pues no pertenece al área de cobertura de O Salnés, si bien el Hospital Comarcal debe cederle uno de los servicios que más alivian la presión asistencial en los meses de invierno.

Compartir el artículo

stats