Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tejas sueltas en el colegio de Ribadumia

Enrique Oubiña acusa al gobierno municipal de tener abandonado el mantenimiento del centro

Tejas sueltas en el Julia Becerra Malvar. | // CEDIDA

Enrique Oubiña, concejal de Somos Ribadumia, afirmó ayer que la cubierta del módulo de Primaria del colegio Julia Becerra Malvar presenta varias tejas sueltas, “que en cualquier momento pueden desplazarse y caer, con el riesgo de que golpeen a cualquier niño, maestro, o a cualquier persona que coja entrando o saliendo del colegio”.

Oubiña afirma que, “lo peor ya no solo es eso. Lo peor es que desde la dirección del colegio presentaron varias quejas en el Ayuntamiento, que es quien tiene la responsabilidad del mantenimiento de las instalaciones, y se expuso en el Consello Escolar, pero desde el gobierno local no les hacen ningún caso, algo totalmente inaceptable”.

El edil de Somos Ribadumia se reunió ayer con la dirección del centro educativo, con la finalidad de conocer el estado del mismo, meses después de que la Consellería de Educación ejecutase una obra de puesta a punto valorada en 900.000 euros. “Y el panorama que nos presentaron fue de todo, menos positivo”, añade.

Afirma que el ascensor está fuera de servicio, y que algunos elementos de juego y deportivos están en muy mal estado

decoration

Según Oubiña, hay más deficiencias que arreglar en el colegio. Así, manifiesta que el parque de juegos de Primaria, “está en un estado lamentable”, hay porterías y material de gimnasio que incluso puede suponer un riesgo para los niños, el ascensor está desconectado porque carece de contrato de mantenimiento, y la caldera de la calefacción, “está dejada a su suerte”.

El edil de la oposición carga con dureza contra el equipo que dirige David Castro. “Volvemos a insistir en que el gobierno local no está solo para entregar trofeos y brindar en las fiestas”. “Las obligaciones de mantenimiento deben ser una prioridad, y no se pueden tener las instalaciones en una situación así, y mucho menos poner en peligro la vida de niños”.

Críticas a Educación

Enrique Oubiña también critica a la Consellería de Educación, pues entiende que la obra en la que se gastaron 900.000 euros no sirvió para arreglar los principales desperfectos del colegio. “La renovación del tejado tenía que ser algo prioritario, y la actuación que más necesitaba el colegio, como queda ahora de manifiesto”, se queja Oubiña. Sobre esto, añade que sí aparecía en la licitación del proyecto, pero que luego quedó sin hacer.

Compartir el artículo

stats