Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vilagarcía y O Grove quieren seguir humanizando calles

Sus alcaldes negocian la transferencia de carreteras con el Gobierno de España y la Xunta

Alberto Varela observa los planos de uno de sus proyectos más ambiciosos, el de la calle Arzobispo Lago, en presencia de la edil de Mobilidade, Paola María. | // NOÉ PARGA

Los alcaldes socialistas de Vilagarcía y O Grove, Alberto Varela y José Cacabelos, respectivamente, quieren embellecer y/o humanizar calles y avenidas como Teniente Domínguez, Luis A. Mestre, As Carolinas, San Roque o Juan Carlos I.

Todos tienen en común que son viales situados en el centro urbano de sus respectivos pueblos, pero se corresponden con carreteras que pertenecen a la Xunta o al Gobierno de España.

Mapa en el que se muestra el tramo de la calle Luis A. Mestre (PO-316) que el Concello pide que sea reformado por la Xunta. | // M. MÉNDEZ

Es por ello que ambos regidores llevan tiempo realizando gestiones ante esos organismos para que reformen esas carreteras y procedan a traspasarlas a los Concellos, como ya se hizo, por ejemplo, con alguna calzada de Sanxenxo y del Concello de Valga.

De hacerlo así, O Grove y Vilagarcía se encargarían después del mantenimiento y embellecimiento final, en ambos casos favoreciendo el disfrute de los viales resultantes por parte de peatones y ciclistas.

La demanda de O Grove viene de muy lejos, ya que Cacabelos lleva años reclamando a la Xunta la transferencia de una carretera tan importante como la que entra en el casco urbano desde la rotonda de Ardia, situándose en su tramo final la calle Luis A. Mestre.

Vilagarcía presenta su modelo de ciudad: Así es la humanización de Arzobispo Lago

Vilagarcía presenta su modelo de ciudad: Así es la humanización de Arzobispo Lago Manuel Méndez

El socialista meco pide a la Xunta que aporte el 80% del desembolso necesario –unos 2,5 millones de euros– para levantar todo ese vial, desde el Alto de Borreiros hasta el “cruce do guardia”, procediendo así a reponer todas las canalizaciones –actualmente en estado precario– antes de habilitar una plataforma semipeatonal similar a la aplicada en calles como Castelao y Alexandre Bóveda.

Por su parte, la reivindicación de Vilagarcía se dirige al Estado y se centra en la carretera Nacional 640, más concretamente en el tramo que avanza desde la avenida de Pontevedra hacia As Carolinas, San Roque y Juan Carlos I.

No es la primera vez que el gobierno de Ravella plantea esta posibilidad. La diferencia es que hace unos días el primer edil lo transmitió por escrito al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, haciendo constar, incluso, las posibles vías de financiación de la mejora a acometer, con cargo a fondos europeos.

As Carolinas acoge una de las principales zonas comerciales de Vilagarcía. // Noé Parga

Lo que hace Varela es plantear que antes de transferir la N-640 se afronte la mejora integral de dichas vías. Tal y como, acompañado de la edil de Mobilidade, Paola María, expuso personalmente la semana pasada al secretario general de Infraestructuras, Javier Flores.

Lo que quiere conseguir Ravella para ese tramo de la N-640 es una mejora integral de la capa de rodadura, garantizar la accesibilidad, aumentar la seguridad viaria –ensanchando aceras y mejorando la iluminación– y ampliar la red de ciclovías que el ejecutivo local desarrolla en su “modelo de ciudad”.

Compartir el artículo

stats