Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cambados presume de raíces labriegas

Vilariño acogió el tradicional desfile de carros y tractores

Dos bueyes tirando de un carro del país. Al fondo, algunos de los tractores engalanados. Noe Parga

Hace un par de semanas, con motivo de la fiesta de San Isidro Labrador celebrada en Caleiro (Vilanova), ya se explicó en FARO que la comarca de O Salnés y los municipios del Ullán están repletos de actividades con las que exaltar el mundo rural y mantener vivas las raíces de una comarca que, aunque muchas veces lo parezca, no está exclusivamente ligada al mar.

Al hablar de este tipo de acontecimientos hay que hacer mención especial a uno tan importante como la “Festa do Labrego”, que ha cumplido ya 39 años en la parroquia de Vilariño (Concello de Cambados).

Tractores engalanados con todo tipo de motivos propios del rural. Noé Parga

Se llevó a cabo durante todo el finde y ofreció todo tipo de actividades socioculturales, desde juegos populares a actividades infantiles, pasando por actuaciones folclóricas y verbenas, en este caso con las orquestas Marbella, New York y Capitol.

En el desfile no faltó la animación. Noe Parga

Pero si hay una actividad que brilla con luz propia, esa es el desfile que protagonizan carros, tractores, motocultores, calesas y otros artefactos engalanados para la ocasión, sobre todo con las características hortensias y la planta del maíz.

Así volvió a quedar de manifiesto ayer, cuando decenas de vehículos recorrieron las calles de la parroquia acompañados por un considerable número de animales, sobre todo caballos y bueyes.

Un momento del desfile. Noe Parga

Había otros muchos, tanto en el recinto festivo como sobre las carrozas en que se habían convertido los citados vehículos agrarios, decorados con todo tipo de motivos vinculados a la agricultura.

De este modo, la cuna del albariño presumió de orígenes labriegos al ritmo de la fanfarria Furruxa y grupos folclóricos como Os da Petaca, Os Carballeiras de Vilariño y Volandeiras, de Cambados.

Algunas de las monturas participantes. | // NOÉ PARGA

Así transcurrió la jornada dominical, con las bombas de palenque sonando con fuerza y entre chorizos, pan de maíz y vino tinto, ya que estos productos se distribuían en el recinto de la fiesta.

También había servicio de pulpería, subasta de productos agrarios y otros muchos motivos de diversión que, a la postre, sirvieron para dejar claro por qué la Festa do Labrego es una de las citas más importantes con los orígenes rurales de la comarca.

Compartir el artículo

stats