Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Estreno del documental "Removendo a terra" Antonio Caeiro Rodríguez Fundador de O Faiado da Memoria

“Esto es un reconocimiento a ellos; queremos mantener vivos sus nombres e ideas”

“Lo de Rubiáns también ocurrió en otras fosas en las que estuvimos presentes, como en Tenorio o Xinzo”

O Faiado da Memoria estrena mañana (19.30 horas) en el Paraninfo de la Universidade de Santiago (USC) "Removendo a terra", un documental de 70 minutos que aborda los trabajos de documentación y excavación realizado el pasado mes de noviembre en la fosa común del cementerio municipal de Vilagarcía, una de las primeras exhumaciones de represaliados sufragadas por las arcas públicas. La primera parte de la pieza audiovisual es un reconocimiento a las víctimas de la represión y a sus familias con testimonios de estas. Un homenaje para que su recuerdo no quede en el olvido. Memoria y dignidad.

– ¿Qué vamos a encontrar en el documental “Removendo a terra”?

– El documental dura setenta minutos y consta de dos partes. La primera está dedicada los muertos, a sus familias. Esa primera parte nos va a contar los últimos momentos de cada persona o grupo de personas porque algunos son famlia o convivían unos con otros aun sin ser familia, por amistad. Va dedicado a todos ellos, a los diecinueve que estaban allí. En las entrevistas participan hijos de víctimas, hermanos, sobrinos... Algunos eran muy jóvenes. Este documental es un reconocimiento hacia ellos. Lo que nos interesa es mantener vivos sus nombres y sus ideas. En cuanto a la segunda parte, se corresponde con la actualidad, con los trabajos realizados in situ, en la propia fosa.

– Organizaron visitas escolares a la fosa durante los trabajos de exhumación.

– Sí. Es necesario crear una didáctica de estas cosas. Mueren los viejos y acaba la historia, no. Hay que contar las cosas. A la fosa vinieron alumnos de los institutos de Carril, del Fermín Bouza Brey y del Xelmírez II de Santiago. Hay un apartado para eso en el documental. La maestra que trajo a los niños de Carril es además nieta de una víctima.

– Al no aparecer restos humanos en el entorno del monolito de los represaliados, se buscó en otras zonas del cementerio.

– Sí, y aparecieron los enterramientos creo recordar 480 y 488, es decir, a dos números de la primera persona que se buscaba, que estaría en la 490. Lo que ocurrió en Rubiáns también sucedió en otras fosas en las que estuvimos presentes, como en la de Tenorio (Cotobade). Abrieron donde decía la gente, pero justo donde comienzan los nichos, y no encontraron nada. También pasó en Xinzo, en Ponteareas.

– ¿Cómo surgió la idea del documental?

– Cuando se empezó con el tema de la fosa, la Universidad de Santiago tenía pensado hacer un trabajo de dignificación. Como ya había la placa de fuera, se decidió hacer un documental. “Removendo a terra” es un documental explusivo de la fosa de Vilagarcía en el que se recoge todo el proceso: las entrevistas a cada persona involucrada, también a familiares... Los arqueólogos, forenses e historiadores se implicaron personalmente en esta situación. Hay algo personal en toda esta historia.

– La de Vilagarcía no era una fosa común al uso.

– No. Es un espacio del cementerio muy grande donde se enterraban todas aquellas personas que eran pobres, o eran de fuera y nadie las reclamaba... Este era el único cementerio público que había aquí, pues los demás son católicos. La fosa comienza donde hoy comienzan los nichos [construidos posteriormente], hasta abajo. Es muy importante buscar los cuerpos de los muertos. Las familias tienen la necesidad y el derecho de recuperar los cuerpos y llevarlos a un sitio suyo, ya sea para tenerlos en casa, en un panteón familiar... Se trata de tenerlo contigo para saber que existe esa persona.

Compartir el artículo

stats