Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El taller de teatro de David Seijo cierra con éxito su primera etapa tras conseguir "A liberación" de cerca de 300 personas

La iniciativa toca hoy a su fin en el Auditorio como “un punto y aparte”, apuntó el actor vilagarciano después de tres meses de actividad semanal

Grupos de diferentes edades pasaron a lo largo de estos tres últimos meses por el taller en el Auditorio. | // FDV

El taller de teatro A Liberación llega hoy a su conclusión después de tres meses de intensa actividad. Esta iniciativa cultural puesta en marcha por el actor David Seijo, y apoyada por el Concello de Vilagarcía, ha resultado todo un éxito de participación con el paso de cerca de 300 personas de todas las edades por las clases impartidas en el Auditorio.

Cerca de 300 personas se introducen en el teatro con el actor David Seijo

El propio director del taller se mostró enormemente sorprendido por la enorme acogida a un proyecto que empezó como una novedad, pero que resultó ser todo un éxito. Apunta David Seijo que “ha salido todo genial. La oportunidad de volver a compartir un mismo espacio con el entretenimiento, e incluso la terapia, como elementos fue muy bien recibido por mucha gente. Estoy sorprendido y, a la vez, me siento afortunado de haber podido compartir estas clases con tan buena gente”.

El proceso de A Liberación también tuvo paso por el colegio Filipenses de Vilagarcía con un total de doce sesiones con diferentes grupos de edad en los que la interactuación también tuvo muy buena acogida. Muchos de ellos también se animaron a pasar por las tablas del Auditorio en unas clases que se desarrollaron a lo largo de todos los sábados desde el mes de marzo.

Un viaje sensorial y emocional

No oculta el director que el desarrollo del taller le ha supuesto “un viaje sensorial y emocional en todos los sentidos. He conocido a gente fantástica a las que yo llamo valientes por como se han abierto emocionalmente para que todo fluyese hacia ese objetivo inicial de liberarse”.

Las clases también se desarrollaron en el colegio Filipenses. INAKI ABELLA DIEGUEZ

En la forma de organizar las clases estuvo una de las condiciones innegociables en el éxito de la propuesta. Argumenta el actor vilagarciano que “todo el mundo se soltó a contar sus intimidades. Planteo las clases desde la base de la confianza. Hablamos de tú a tú sin ningún tipo de juicio previo. Son los alumnos los que poco a poco van consiguiendo un estado de relajación que les ayuda a expresarse y a avanzar en todos los sentidos”.

Fueron muchas las personas que repitieron sesión a lo largo de los tres meses de A Liberación. En algunos casos, la iniciativa tuvo efectos positivos incluso en materia de salud. “Hubo personas que me reconocieron pasar por una depresión y que el venir a las clases le había reforzado positivamente en muchos aspectos. El conseguir pasar un rato agradable y soltarse emocionalmente ayuda siempre”.

Fueron muchos los grupos de trabajo que pasaron por el taller "A liberación" INAKI ABELLA DIEGUEZ

En la expresividad que se pretendía con el fin de la interpretación, David Seijo subraya que “se trabajaban aspectos como la voz, el cuerpo y la seguridad en el mensaje. A partir de ahí se improvisaban diferentes situaciones en base a unas pautas y se van puliendo diferentes aspectos”.

Hoy mismo se celebrará la última jornada de A Liberación pero su creador ya deja claro que afronta esta despedida “como un punto y aparte. Ahora hay que resetear con la idea de volver en septiembre y seguir avanzando porque los alumnos piden más y hay que estar a la altura”.

El poder desarrollar una obra con sus propios alumnos es algo que está en el horizonte, pero sin obsesiones. “Toca ir paso a paso, pero seguro que haremos algo”, finalizó el actor.

Compartir el artículo

stats