Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quejas de vecinos por dejarles sin enganche a la red de suministro de agua en Vilanova

Censuran que el Concello ponga trabas a un servicio público básico para todos los habitantes

Sorpresa e indignación. Eso es lo que han sentido varios vecinos de Vilanova de Arousa después de ver como se les denegaba el enganche a la red de suministro de agua en ese municipio. Los afectados no dudaban en mostrar ayer su malestar por esta situación. Los hechos se remontan a hace tan solo unos días, cuando una familia de Vilanova que lleva años usando un pozo particular decidió, ante la posibilidad de sufrir una sequía, engancharse al servicio de suministro de agua potable en Vilanova.

En primer lugar se dirigieron a la concesionaria, que les remitió al Concello. Allí se dirigieron entonces, encontrándose con la sorpresa de que no se dan más enganches a la red de suministro en lugares como O Terrón, algo que califican de inaudito, sobre todo, si se tiene en cuenta que no existe ninguna ley que contemple esa posibilidad, al tratarse el agua de un bien básico y público, y cuyo acceso no puede ser restringido.

La situación será abordada en el próximo pleno de Vilanova, que se celebrará el próximo lunes, donde los grupos de la oposición preguntarán por este caso al alcalde, Gonzalo Durán.

Pleno

En esa sesión, que se va a celebrar a las 20.30 horas y que es de carácter ordinario, apenas figuran puntos, ya que el grueso de la actividad municipal se trató en la anterior sesión extraordinaria, cuando se aprobaron los presupuestos. De todas formas, el grupo de gobierno entregará el informe del plan de ajuste correspondiente al primer trimestre del año y el de morosidad y pago medio a proveedores. Desde el grupo de gobierno presumirán de haber conseguido reducir el período de pago medio a proveedores, que ha pasado de cerca de 400 días a tan “solo” 104. Las cifras son puestas en duda por la oposición, que se teme que, al igual que en ejercicios anteriores, “nos encontremos facturas en un cajón por valor de 300.000 o 400.000 euros a las que haya que hacer frente pese a no haber sido reconocidas en su momento”.

Compartir el artículo

stats