Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El procotolo COVID de los Servicios Sociales de Vilagarcía, un modelo a seguir

El proyecto se exhibe estos días en un congreso estatal e iberoamericano en Ciudad Real

Noela Lorenzo, Iria Camba y Tania García, en el congreso. Concello

El protocolo de atención psicosocial de urgencia COVID-19 diseñado y puesto en marcha por los Servicios Sociales del Concello de Vilagarcía durante el confinamiento y los meses posteriores fue elegido por el comité científico del Consejo General de Trabajo Social para exponerse en el XIV Congreso Estatal y II Iberoamericano de Trabajo Social 2022 que se celebra estos días en Ciudad Real. El proyecto ya fuera anteriormente reconocido por el Colexio Oficial de Traballo Social de Galicia con el Premio Ás Boas Prácticas 2021.

Hasta la ciudad manchega se desplazó parte del equipo responsable del protocolo COVID, encabezado por la concejala Tania García e integrado también por la coordinadora de Servicios Sociales, Iria Camba, y la trabajadora social Noela Lorenzo. Las tres profesionales participan en actividades y asisten a conferencias para continuar formándose y adquiriendo conocimientos que posteriormente aplicarán en los servicios municipales.

El proyecto vilagarciano, en el que también ha participado la coordinadora de Cáritas, Montserrat Rosales, es uno de los 23 finalistas que se exponen en el congreso.

Teléfono 24 horas y albergue en Fexdega

El protocolo se puso en marcha al día siguiente de la entrada en vigor del estado de alarma y se fue desactivando de forma progresiva a finales de mayo de ese año, 2020. El objetivo principal era dar cobertura a las necesidades básicas y urgentes de las personas más vulnerables durante los momentos más duros de la pandemia.

Se activaron veinte acciones, entre las que estaban el teléfono de asistencia 24 horas, la atención general a la ciudadanía a través de otras tres líneas telefónicas y del trabajo de equipos de guardia. Se prestó especial atención a las personas mayores y dependientes que vivían solas, a las que se hizo un seguimiento telefónico.

Se habilitó un albergue de emergencia en Fexdega y un dispositivo de alojamiento de urgencia para víctimas de violencia de género, así como el Convento de los Padres como residencia para personas en aislamiento, entre otras prestaciones.

Compartir el artículo

stats