Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La parroquia de Oubiña y el sacerdote José Crespo cumplen medio siglo juntos

Los vecinos homenajean al cura, nacido en O Grove hace 81 años

El obispo auxiliar, Francisco José Prieto, en el centro, y José Crespo Iglesias, de pie a la izquierda de la imagen INAKI ABELLA DIEGUEZ

José Ramón Crespo Iglesias (San Vicente de O Grove, 1940), llegó a la parroquia cambadesa de San Vicente de Oubiña el 14 de abril de 1972. Algo más de medio siglo después, sus feligreses han querido dedicarle un homenaje. El acto se celebró ayer, y estuvo marcado por la emotividad, ejemplificada en algunos de los regalos que recibió el sacerdote, como un libro de firmas en el que participaron todos los vecinos, o un álbum de fotos en el que se recopilaron unas 200 imágenes de personas a las que Crespo bautizó, dio la comunión o casó. Los catequistas y el sacristán encargados de organizar el homenaje recorrieron la parroquia casa a casa durante el último mes para recopilar estas imágenes.

El homenaje empezó a las 13.30 horas con una eucaristía, a la cual asistieron una docena de curas de la zona, entre ellos Dositeo Valiñas, de Ribadumia; José Aldao, de Cambados; o Juan Ventura Martínez, de San Vicente de O Grove, parroquia de la que es natural el homenajeado. La misa se puso para la una y media de la tarde precisamente para facilitar la asistencia de los sacerdotes, una vez concluidos sus compromisos dominicales.

Los organizadores del homenaje le tenían preparada una sorpresa a Crespo, como fue la asistencia del obispo auxiliar de Santiago, Francisco José Prieto. También quisieron darle una sorpresa los integrantes del grupo de música tradicional Os Faíscas, una formación con la que Crespo siempre contó. Así, Os Faíscas se reunieron con los párrocos invitados justo antes de empezar la misa, y entraron con ellos en la iglesia entonando una melodía.

El sacerdote homenajeado, José Crespo (izquierda) durante la misa de ayer. | // IÑAKI ABELLA

Al comienzo de la misa, Crespo Iglesias recibió el primer regalo de sus feligreses, un cáliz con su patena y el portapartículas. Tras la lectura de los ruegos, a cargo de catequistas y sacristanes tanto actuales como antiguos, y la liturgia de la Palabra, el cura recibió nuevos presentes. Fue entonces cuando le dieron el álbum fotográfico.

Al finalizar la misa, todos se trasladaron al exterior del atrio, donde el cura que ha cumplido sus Bodas de Oro sacerdotales en Oubiña y el alcalde de Cambados, Samuel Lago, procedieron al descubrimiento de una placa, que está situada en la entrada al recinto religioso. En ella, los vecinos agradecen a Crespo Iglesias su trabajo y dedicación.

Feligreses que asistieron a la ceremonia, entre ellos el alcalde Samuel Lago, en primer término INAKI ABELLA DIEGUEZ

Finalizados los actos religiosos, unas 170 personas se trasladaron a la bodega Gran Bazán, de Vilanova, en cuyos salones se celebró una comida de confraternidad. Rodeado de sus vecinos, de los sacerdotes de la comarca y del obispo auxiliar, Crespo no dejó de recibir felicitaciones. Los feligreses aún le tenían reservadas nuevas sorpresas, que le entregaron a los postres, como una casulla o un libro de firmas en el que participaron todos los vecinos. Además de su labor religiosa, Crespo Iglesias se ha ganado el cariño de los vecinos por su implicación en actividades socioculturales, pues dirigió obras de teatro y contribuyó a la difusión de la música y el baile tradicionales.

Compartir el artículo

stats