Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Por qué hay tantos accidentes de tractor en O Salnés?

Uno de cada tres vehículos agrícolas tiene más de 40 años y suspende en seguridad

Inspección técnica itinerante de tractores, en Ribadumia. | // NOÉ PARGA

En torno a uno de cada tres tractores que circulan por las carreteras y trabajan en los campos españoles tienen más de 40 años, y carecen de los dispositivos de seguridad sin los cuales hoy en día un vehículo agrícola ya no podría salir de fábrica. Para los especialistas, estos tractores deberían convertirse en piezas de museo, o ser utilizados exclusivamente en terrenos sin riesgo alguno (completamente llanos y sin zanjas), pero la realidad es muy distinta, y esto tiene una repercusión directa en la siniestralidad.

“Estimamos que entre el 85 y el 90 por ciento de los accidentes de tractor que se producen en Galicia son ‘no laborales’, y los sufren personas ya jubiladas o que se dedican a la agricultura como segunda actividad”, afirma Manuel Gasalla Regueiro, jefe del Instituto Galego de Seguridade e Saúde Laboral (Issga) de Lugo, un departamento adscrito a la Consellería de Emprego de la Xunta de Galicia.

Los datos de siniestralidad recogidos por la Consellería de Emprego en la comarca de O Salnés muestran con claridad que, en efecto, son los agricultores no profesionales los más expuestos a sufrir un accidente, ya sea por la edad avanzada del conductor, la menor pericia en el manejo del vehículo o la falta de sistemas de seguridad de los mismos. Así, la Consellería de Emprego solo ha contabilizado 11 accidentes de tractor “laborales” en la comarca arousana en el quinquenio de 2016 a 2021, de los cuales solo uno fue grave, y ninguno mortal. Esta cifra se refiere únicamente a los siniestros de los agricultores profesionales (autónomos o por cuenta ajena) durante el ejercicio de su trabajo. El número de accidentes protagonizados por jubilados o agricultores de fin de semana es mucho mayor.

“Los accidentes no laborales son mucho más numerosos”, advierte Manuel Gasalla. Y más graves. Entre 2016 y 2021, se registraron 336 siniestros ‘laborales’ de tractor en Galicia, de los cuales únicamente seis se saldaron con la muerte del conductor. Para llevar un cómputo de los ‘no laborales’, el Issga realiza un rastreo de las informaciones de prensa, que por lo general recoge solo los más severos. Y a pesar de ese sesgo, la estadística estremece. En cinco años, los técnicos del Issga encontraron más de 250 noticias sobre accidentes de tractor en la comunidad, con el trágico resultado de 101 muertos.

En 2021 se produjeron al menos dos accidentes mortales en el municipio de Meis

decoration

Manuel Gasalla advierte de que en esta situación influyen mucho tanto la edad de los conductores como el estado de la maquinaria. “Se calcula que entre un 30 y un 40 por ciento de los tractores que hay en España tienen más de 40 años, por lo que carecen de estructuras de protección. Y los agricultores no profesionales son los que suelen tener los equipos más obsoletos y menos protegidos”. El envejecimiento de la población también tiene su repercusión en la siniestralidad, y los técnicos del Issga aprecian como “un gran porcentaje de los accidentes considerados no laborales los sufren personas de más de 65 años”.

No hace falta ir muy atrás en las hemerotecas para encontrar accidentes con maquinaria agrícola en la comarca arousana. Anteayer sábado, un hombre resultó herido leve al volcar el tractor con el que estaba trabajando en Setecoros (Valga). Los motocultores, por su parte, estuvieron implicados en dos fallecimientos recientes, uno en Xil (Meaño), a principios de este mes de mayo, y otro en Castrelo (Cambados), a finales de marzo. Sin salir de Castrelo, a finales de enero una mujer sufrió graves heridas en una pierna al quedar atrapada por una fresa. Y en febrero, un hombre sufrió también lesiones de consideración en las piernas en un accidente de tractor en Veiga do Mar (Vilaxoán).

Retrocediendo un poco más en el tiempo, se llega al fallecimiento de un hombre de 66 años en un vuelco que se produjo en Armenteira a mediados de agosto de 2021, o al fallecimiento de un varón de 81 en Rialdonio (también Meis), mientras llevaba un motocultor.

La estadística oficial de la Xunta, por su parte, recoge en el lustro comprendido entre 2016 y 2021 once accidentes en O Salnés: uno en Cambados, O Grove, Vilanova y Meaño; dos en Meis y Vilagarcía; y tres en Sanxenxo. Fueron todos leves menos el de Meaño. Fundamentalmente, la población agraria profesional de O Salnés está vinculada a la cooperativa Horsal y a las bodegas de albariño más grandes.

Jornadas de formación

El Instituto de Seguridade e Saúde Laboral de Galicia lleva a cabo periódicamente jornadas de formación dirigidas a profesionales, en las que explican algunos trucos para incrementar la seguridad al volante de los tractores. En estos momentos no tienen ninguna acción prevista en la comarca de O Salnés, pero Gasalla explica que están dispuestos a organizarla si se dirige a ellos un grupo de agricultores interesados y gestionan un local para el curso. Además, este departamento de la Xunta colabora con la campaña estatal “Tu vida, sin vuelcos”, y ofrece consejos prácticos en su página web.

Los accidentes más numerosos y graves son los vuelcos

El cinturón de seguridad y la barra antivuelco son dos elementos imprescindibles para evitar que un susto con el tractor acabe en tragedia. Y es que ambos pueden impedir que el conductor resulte aplastado por el vehículo en caso de vuelco, que es con mucha diferencia la principal causa de siniestralidad en el campo. De los 336 accidentes laborales consignados en Galicia entre 2016 y 2021, un total de 119 fueron vuelcos; 72 se corresponden a siniestros en la carretera; 68 fueron clasificados como sobreesfuerzos del trabajador; y 61 fueron atrapamientos del agricultor con alguna herramienta del tractor, por ejemplo fresas o desbrozadoras. De los seis fallecidos con tractores en el referido periodo, cuatro perdieron la vida en vuelcos.

Por ello, Manuel Gasalla, del Issga, sostiene que en el caso de los agricultores que estén trabajando con tractores anticuados y sin medidas de protección, “la primera opción, el consejo número uno que les daría, es que cambiasen de tractor”. Si esto no fuese posible por razones económicas, les recomienda que reformen sus equipos para dotarlos de los sistemas de protección pertinentes.

Eso sí, advierte que han de estar homologados -o al menos probados y publicados en la página del Ministerio de Agricultura-, y que el vehículo deberá pasar la inspección técnica (ITV) tras la reforma. En la web de “Tu vida, sin vuelcos” se indica que en lo que va de año ya han muerto en España diez agricultores por el vuelco de un tractor que carecía de “rops” -las barras de protección-, y dan consejos prácticos para evitar los accidentes. Algunos son sencillos de cumplir, como el de abrochar el cinturón de seguridad.

Existen ayudas para cambiar de vehículo, pero solo para los profesionales


Manuel Gasalla, jefe del Issga de Lugo, plantea que “el parque de maquinaria agrícola” es muy obsoleto, y que para reducir el volumen de siniestralidad (y su gravedad) es importante ir renovándolo paulatinamente. En este sentido, en los últimos años se han dado pasos normativos como la prohibición de vender tractores sin estructura de protección homologada, que está vigente desde 2020. La única transmisión legal de un vehículo de estas características desde hace dos años es si se trata de una herencia. Tampoco se permite la importación de tractores sin las referidas barras o cabinas.

Se estima que el 30 por ciento de los vehículos agrícolas que están en activo carecen de estructuras de protección homologadas, y que este porcentaje, “todavía es más elevado en el mercado de segunda mano”. Esto no significa, en todo caso, que estos tractores sean ilegales o que esté prohibido trabajar con ellos. Al igual que sucede con los turismos, podrán seguir cumpliendo su función mientras pasen las inspecciones técnicas, y estas se realizan con las normas que eran de aplicación en el momento de fabricación del vehículo. Esta es la razón por la que aún hoy puedan pasar la ITV tractores de los años 70 u 80. Otro instrumento para renovar el parque móvil son las ayudas que ofrece la administración para la compra de tractores nuevos. Eso sí, estas subvenciones están enfocadas únicamente a los profesionales.

Compartir el artículo

stats