Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La próxima vendimia habrá menos uva que en la histórica de 2021

Las bodegas ya venden más vino que el año pasado pese a la inflación y la guerra, y temen que la actual añada se agote antes de Navidad

Dos visitantes llegados en un “Bus do Viño”, ayer en uno de los salones del pazo de Fefiñáns. | // IÑAKI ABELLA

Los socios de la Ruta do Viño Rías Baixas celebran este fin de semana la undécima edición de sus jornadas de puertas abiertas. Un buen momento para reencontrarse con los aficionados al enoturismo tras el paréntesis marcado por el coronavirus, pero también para hacer balance de la actualidad del sector. El viñedo se encuentra en estos momentos en la fase de floración, y aunque los técnicos estiman que todavía habrá que esperar un mes para hacerse una idea cabal de cómo será la próxima campaña, hay un dato que ya puede sugerir una tendencia. Esta primavera han nacido menos racimos, con lo que se presupone que la vendimia será inferior en número de kilos a la histórica de 2021.

El dato no es baladí, puesto que si bien es difícil compararse con la vendimia del año pasado, ya que fue la más abundante de la historia en Rías Baixas (con 43,8 millones de kilos), viticultores y bodegueros confían en lograr una buena cantidad de uva, puesto que a la denominación de origen le va tan bien en ventas que casi no da abasto para abastecer a los mercados.

El vino se ha revalorizado entre un 7% y un 10% debido a la subida de costes

decoration

Paula Fandiño, enóloga y gerente de Mar de Frades, explica por ejemplo que están vendiendo más vino que el año pasado, y que al ritmo actual la añada de 2021 se agotará antes del mes de noviembre. Esto significa que las bodegas tendrían que empezar a despachar el vino de la vendimia de 2022 este mismo año, cuando hasta no hace mucho lo normal era tenerlo en bodega hasta bien entrado el año siguiente. Xosé Ramón Durán, presidente de Terra de Asorei, sostiene también que las ventas marchan muy bien. “Siguen aumentando a nivel internacional, y lo que vemos en la feria Prowein es que la tendencia de Rías Baixas para los próximos meses sigue siendo positiva”.

Asistentes a la jornada de puertas abiertas de la Ruta do Viño Rías Baixas, en Cambados. | // IÑAKI ABELLA

El dato no es baladí, puesto que si bien es difícil compararse con la vendimia del año pasado, ya que fue la más abundante de la historia en Rías Baixas (con 43,8 millones de kilos), viticultores y bodegueros confían en lograr una buena cantidad de uva, puesto que a la denominación de origen le va tan bien en ventas que casi no da abasto para abastecer a los mercados.

Paula Fandiño, enóloga y gerente de Mar de Frades, explica por ejemplo que están vendiendo más vino que el año pasado, y que al ritmo actual la añada de 2021 se agotará antes del mes de noviembre. Esto significa que las bodegas tendrían que empezar a despachar el vino de la vendimia de 2022 este mismo año, cuando hasta no hace mucho lo normal era tenerlo en bodega hasta bien entrado el año siguiente. Xosé Ramón Durán, presidente de Terra de Asorei, sostiene también que las ventas marchan muy bien. “Siguen aumentando a nivel internacional, y lo que vemos en la feria Prowein es que la tendencia de Rías Baixas para los próximos meses sigue siendo positiva”.

Subida de precios

Los bodegueros destacan que los mercados aprecian mucho los caldos Rías Baixas, y que una prueba de ello es que siguen confiando en ellos pese a la subida de precios. Las bodegas estiman que los caldos se han revalorizado entre un 7 y un 10 por ciento debido al incremento generalizado de costes de los últimos meses, siendo esta subida un poco más acentuada en el mercado nacional. Y esto no ha provocado una caída de ventas, sino todo lo contrario.

Para Paula Fandiño y Xosé Ramón Durán, la clave de esta situación es la calidad, tanto de los vinos como de los servicios que prestan unas bodegas cada vez más profesionalizadas. Eso sí, Durán opina que hay que ser capaces de evitar un incremento excesivo, “porque el albariño ya es un vino situado en la gama de precios media-alta”.

En lo que atañe al estado sanitario de los viñedos, los técnicos resaltan que es bueno, puesto que las condiciones meteorológicas de las últimas semanas están siendo propicias para el desarrollo de la planta. En todo caso, son muchos los viticultores que a mediados de la presente semana han dado tratamientos fitosanitarios, para adelantarse a los posibles efectos adversos de las lluvias que se anuncian para estos días.

En el boletín fitosanitario del viernes, la Estación Fitopatolóxica de O Areeiro indicaba que la presencia del mildiu sigue siendo testimonial, pero que no se puede bajar la guardia debido a las previsiones meteorológicas de estas jornadas, con alguna lluvia y temperaturas mínimas altas. También instaban a los viticultores a airear bien las parcelas, tanto eliminando el exceso de vegetación en superficie como realizando podas en verde cuando sean recomendables por exceso de vigor de la planta.

Puertas abiertas en la Ruta do Viño Rías Baixas

La Axencia de Turismo de Galicia y la Ruta do Viño Rías Baixas celebran desde el viernes, y hasta hoy domingo, la undécima edición de sus jornadas de puertas abiertas. En ellas, numerosas bodegas ofrecen actividades a los aficionados al enoturismo, en muchos casos gratuitas. Además, funcionan de nuevo los Buses do Viño, que son autocares que salen de Santiago, Pontevedra y Vigo, y visitan tres bodegas cada día. El precio del viaje es de 10 euros por persona (cinco en el caso de los niños de hasta 13 años), aunque también hay unos autobuses especiales con un coste de 30 euros por persona, si bien en este caso el paquete incluye el almuerzo.

La finalidad de estas jornadas de puertas abiertas es la de fomentar el enoturismo, una modalidad de viajes que ha crecido significativamente en las dos últimas décadas, hasta el extremo de que la de Rías Baixas es una de las rutas que más visitas recibe en España. Además, algunas bodegas ofrecen actividades especiales -de pago-, para aquellos que se acercan por sus propios medios. En Adega Eidos, por ejemplo, la cocinera Rocío Garrido explica a los visitantes cómo hacer un vermú con albariño, que los participantes acompañan después con tapas de arroces mediterráneos.

En el Quinteiro da Cruz, el albariño que se produce en la finca puede tomarse junto a un té elaborado en la misma propiedad y una selección de quesos gallegos. En Adega Viña Cartín la actividad incluye una visita a una colección privada de coches clásicos, y en Terra de Asorei se organiza una ruta de senderismo circular que llega a Armenteira, y que finaliza en la bodega con una degustación de los caldos de la casa, junto a empanadas, quesos y conservas gallegas. Para Terra de Asorey estas jornadas suponen la reapertura plena del programa de enoturismo. Mientras, Paula Fandiño, de Mar de Frades, sostiene que las perspectivas para este año son excelentes. Ellos siguieron trabajando en pandemia, y ven que las cifras de visitas crecen sin parar año tras año.

Compartir el artículo

stats