Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El miedo insuperable impide a un adolescente de O Grove acudir al instituto

Los padres del menor, que sufre una grave enfermedad, denuncian que le insultan y le zarandean con frecuencia EUrgen soluciones

Patio escolar del instituto Monte da Vila de O Grove. | // FDV

Los padres de un alumno de segundo de Educación Secundaria (ESO) del IES Monte da Vila de O Grove han denunciado el auténtico calvario que desde hace dos años soporta su hijo por miedo a dos compañeros en un claro ejemplo de bullying pues supuestamente sufre vejaciones, insultos y lesiones casi a diario.

Esta semana, el alumno se ha negado a volver a clase, al parecer, harto de insultos, zarandeos, golpes y desprecios. “Tenemos un parte de lesiones de la pasada semana y presentamos denuncia ante la policía judicial de la Guardia Civil de Cambados porque las quejas ante la dirección del centro no han conducido a nada”, expresa con gran tristeza la madre del pequeño.

“Nunca quisimos llegar hasta aquí, pero van dos años y la situación, lejos de mejorar, va a peor. Nuestro hijo está sufriendo una situación de acoso que le resulta insoportable por lo que ya no nos queda más remedio que hacer pública esta situación”, añade con desesperación.

El relato de los hechos ante la Guardia Civil es escalofriante pues remonta el problema al curso 2020/21 cuando se vio en la necesidad de presionar a su hijo para que le explicase sus motivos para no querer acudir a clases.

Ya en ese primer año, le contó que en el colegio “le pegan, le insultan, le hacen desaparecer los estuches y el material escolar”. También reveló que cuando estaba en clase recibía reproches “del resto de los alumnos cuando, por ejemplo, quería dar su opinión sobre alguna materia o en el momento en que se acercaba a mirar el horario de clases”.

La madre, al tener constancia del problema, acudió “a la jefa de estudios y a la orientadora del centro”, pero apenas precisaron intervenir al decretarse el cierre de los colegios por pandemia y el comienzo de las clases on line.

Así las cosas, parecía que la situación se iba a corregir en el presente curso pues el compañero que actuaba como cabecilla se trasladó de centro, pero no fue así. Según explica la madre en la denuncia, a las tres semanas se produjo una situación casi idéntica, incluso peor. Asegura que su hijo le contó que los compañeros de clase “habían vuelto a golpearle e insultarle” y que en varias ocasiones, la última hace algo más de una semana, “llega a casa lleno de tierra” porque algunos compañeros le “rebozaron” en ella en el patio de recreo.

Tal comportamiento hizo que la madre acudiera de nuevo al centro de estudios para comunicar lo hechos, momento en el que según se expone en la denuncia “se abre un expediente por acoso escolar contra el compañero considerado cabecilla del grupo”. Aún así, durante la instrucción, continuaron los ataques, e incluso “llegaron a sustraer las gafas que mi hijo utiliza para la miopía y que guarda en su mochila durante los recreos”.

La gota que colmó la paciencia de la familia fue un episodio ocurrido el pasado 11 de mayo. “Mi hijo empezó a llorar desde las ocho de la mañana, por lo que tuve que llevarlo a la fuerza al instituto”, explica la afligida madre por el daño que supuestamente le infligieron.

“Me reveló en ese momento que había sufrido varias patadas en los genitales unas semanas antes y que los compañeros de clase le quitaron el ordenador que les presta la Xunta, para verle el historial y manipularlo sin permiso”, explica con todo detalle. La mujer también puso de manifiesto que el 10 de mayo también había sufrido golpes en sus partes íntimas, causándole fuertes dolores.

Aunque no figura en la denuncia, la madre indicó ayer que el pequeño sufre una enfermedad delicada por la cual debe evitar al máximo cualquier lesión, de la que son conocedores sus compañeros.

El pequeño fue atendido en Urgencias del centro de salud de O Grove por un ataque de ansiedad, donde se elaboró un parte médico que sirvió de base para la presentación de la denuncia que seguirá su curso administrativo y judicial.

Compartir el artículo

stats