Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Este es el efecto de la pandemia en las notas de los alumnos de 2º de Bachillerato, que acabaron el curso

En el Bouza Brey aprobó el 73%, en el Castro Alobre el 71%, en el Cotarelo el 55% y en Carril el 51% | En 2020 estudiaban 4º ESO

Fexdega acogió en julio de 2020 las pruebas de acceso a la universidad de forma puntual con motivo de la pandemia. Iñaki Abella

Los próximos 7, 8 y 9 de junio se celebran las pruebas de acceso a la Universidad. De Vilagarcía podrán examinarse 186 alumnos, que son los que han aprobado segundo de Bachillerato. Los resultados académicos han sido ligeramente peores que en años anteriores, un descenso que algunos directores atribuyen al confinamiento de la primavera de 2020 cuando estalló la pandemia de COVID. Por aquel entonces los estudiantes que ahora terminan el instituto estaban en 4º de ESO y durante más de tres meses no pudieron pisar el aula. Aunque se impartieron clases on line, el seguimiento para nada es el mismo y “no se pudo avanzar en materias troncales”, recuerda el director del Cotarelo Valledor, Ignacio Castro.

En el IES de Sobradelo han titulado 33 alumnos de los 60 matriculados, es decir, un 55%. Estos resultados “son algo peores que el año pasado”, admite Castro. “Fueron tres meses con un hándicap importante y yo creo que la pérdida de éxito puede deberse a eso. Ahora ya no hay año de transición”, comenta el director.

Renqueando

Su homóloga en Carril, Rosa Gómez, se pronuncia en el mismo sentido: “Apreciamos una ligera bajada porque el efecto pandémico está ahí. En el 2019-2020 todo el mundo pasó de curso y algunos alumnos fueron renqueando. Se les nota una falta de hábito de trabajo y para segundo de Bachillerato hay que estar preparado”, indica la directora, puesto que el nivel de exigencia es más elevado que en Secundaria.

En el IES O Carril (recientemente rebautizado en medio de una gran polémica por retirar a Miguel Ángel González Estévez de la nomenclatura) han aprobado el último curso de Bachillerato 40 estudiantes del total de 78, lo que se traduce en un 51%. El año pasado fueron 45.

Los claustros se reunieron esta semana para proceder a las evaluaciones finales y hoy los alumnos que quieran hacer la selectividad deberán pagar las tasas en su propio instituto. Aunque los centros deben enviar toda la documentación el día 24, el lunes 23 en Vilagarcía es festivo al coincidir Santa Rita (22) en domingo, por lo que el plazo se reduce.

El Fermín Bouza Brey es el IES de la capital arousana con un mayor porcentaje de éxito en segundo de Bachillerato: un 73%. No obstante hay que tener en cuenta que es el menos numeroso, ya que aporta a la ABAU (Proba de Avaliación de Bacharelato para o Acceso á Universidade) apenas 28 alumnos: 19 de 21 de la clase de Ciencias y 9 de 17 de la de Humanidades y Ciencias Sociales. Así las cosas, los resultados son mejores en la primera rama, según los datos facilitados por el director, Jesús de Andrés.

Última promoción en el Bouza por su conversión en CIFP

Esta promoción de Bachillerato es la última “hornada” que sale del Bouza Brey porque a partir del próximo curso el instituto se convertirá en un Centro Integrado de Formación Profesional (CIFP), ampliando así la oferta de FP (tanto nueva como absorbiendo ciclos de otros centros) y suprimiendo la de ESO y Bachillerato, que se trasladará al Cotarelo Valledor.

Con respecto al Castro Alobre, el instituto de Vilagarcía con mayor volumen de alumnado de Bachillerato (cuatro unidades por curso y con previsión de abrir una quinta en septiembre), han finalizado sus estudios con éxito 85 adolescentes que podrán presentarse a selectivo en menos de tres semanas. Esta cifra supone un 71,5% de los 119 totales, por debajo del espectacular 91% alcanzado por la brillante promoción del año pasado, cuando titularon 125 de 133.

Un tercio con más de un 9

El porcentaje que sí conserva el Castro Alobre es el de alumnos con una media de sobresaliente, que se mantiene en un 31% de los aprobados, concretamente 27 de 85 (el curso anterior fueron 39 de 125).

El instituto situado en el centro de Vilagarcía puede conceder un máximo de seis matrículas de honor. Todas ellas han sido para alumnos con un diez redondo, es decir, con un expediente inmejorable.

Todos los institutos de la comarca cambian de facultad menos el de Valga

Diez de los once institutos de O Salnés y Ullán que aportan alumnado a la Proba de Avaliación de Bacharelato para o Acceso á Universidade (ABAU) cambiarán este año de ubicación para realizar los exámenes. Así, todos menos el de Valga se examinarán en una facultad distinta a la del año pasado.

Los estudiantes del Castro Alobre (Vilagarcía), Armando Cotarelo Valledor (Vilagarcía) y Francisco Asorey (Cambados) deberán realizar la selectividad en la facultad de Medicina de Santiago, mientras que en 2021 estuvieron en Educación (Cotarelo y Asorey) y Psicología (Alobre).

Valga se mantendrá en Económicas (USC) y el Bouza Brey cambia de Biología a Ciencias Políticas, también en Compostela.

Los demás institutos irán a Pontevedra como siempre, pero en vez del pabellón universitario les tocará Forestales. Son el IES O Carril, Monte da Vila (O Grove), Ramón Cabanillas (Cambados), Vilalonga (Sanxenxo) y A Basella (Vilanova). El alumnado del Igafa (A Illa) irá la facultad pontevedresa de Educación.

La CIUG descarta convertir Fexdega en sede permanente de la selectividad

En julio de 2020 seiscientos alumnos de O Salnés se examinaron de selectividad en Vilagarcía, sin necesidad de trasladarse a Santiago o a Pontevedra. La experiencia se desarrolló en Fexdega con un resultado muy positivo, tanto en opinión de los estudiantes como de los propios docentes, pero se quedó en un hecho puntual que parece no va a volver a repetirse.

Las fuentes consultadas señalan que la CIUG (Comisión Interuniversitaria de Galicia) no tiene intención alguna de sacar las pruebas de la ABAU de las facultades, es decir, de descentralizarlas, porque supondría un coste añadido.

Con todo, en los institutos vilagarcianos recibirían con los brazos abiertos la posibilidad de que Fexdega se convirtiese en sede permanente de la ABAU. “Examinarse aquí facilita que los profesores acompañemos a los alumnos”, dice Rosa Gómez, de Carril. “No tiene nada que ver la situación de los estudiantes que hacen los exámenes en su ciudad que los que se desplazan de otras”, apunta Ignacio Castro, del Cotarelo. “Es un hándicap estar fuera de casa en un periodo de tantos nervios”, concluye.

Compartir el artículo

stats