Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

O Grove reclama más plazas en la guardería

El pleno aprueba la moción socialista en defensa de la escolarización de los menores de tres años

La protesta desplegada hace unos días por los padres. FDV

La Corporación municipal de O Grove aprobó anoche la moción presentada por el grupo municipal socialista para solicitar a la Xunta la dotación de aulas y/o plazas en la guardería de Rons.

El objetivo perseguido por el PSOE de José Cacabelos es que ningún niño de menos de tres años quede sin escolarizar, y eso es lo que va a pasar el curso que viene si no se adoptan soluciones.

Para remediarlo, el ejecutivo local ya negocia con los padres la posibilidad de habilitar aulas en el edificio del "colegio de las monjas", una vez sea adquirido por la Administración local. Incluso baraja la creación de una ludoteca, para la que sería preciso contratar a una empresa externa.

En cualquei caso, son acciones puntuales y provisionales, por lo que se pide a la Xunta que tome cartas en el asunto.

Así se defiende en la moción aprobada con los votos a favor del PSOE, BNG y Esquerda Unida, y con la abstención del PP.

Fue la edil de Educación Pilar Galiñanes, la encargada de defender esta iniciativa plenaria en la que se insta a la Xunta a la creación de nuevas aulas en la guardería de Rons.

La idea es que el Consorcio de Igualdade dote a este centro de más plazas para no dejar sin escolarizar a ningún niño de menos de tres años.

“Los que demandamos al Consorcio Galego de Servicios Sociais es la ampliación de plazas de la guardería –anunciaba el alcalde hace días–, que es lo mismo que ya planteamos al gerente hace un año y de lo que volvimos a hablar con él en enero”.

Se trata, por tanto, de “una vieja demanda que no puede ser desatendida por más tiempo, de ahí que ahora vayamos a insistir en ella con el respaldo del pleno, tratando de lograr que la Xunta financie esa necesaria ampliación”.

Los padres quieren poder conciliar.

Los padres quieren poder conciliar. FDV

Cacabelos abundaba en ello tras reunirse con los padres de los niños de menos de tres años que corren el riesgo de quedarse fuera de la guardería el curso que viene. Un encuentro que, a pesar de que en algunos momentos resultó tenso, acabó siendo positivo, ya que, al menos, se acordó que las dos partes, Concello y padres, avancen juntas para intentar que ningún niño de menos de tres años quede sin escolarizar.

Incluso se formaba una especie de comisión de seguimiento, ya que se citaron ya para el 10 de junio, con la intención de evaluar los avances que se produzcan hasta ese momento.

Opción prioritaria

Para ello, como se informó en detalle en FARO, el Concello propone, a modo de solución provisional hasta que la Xunta amplíe la escuela infantil existente en Rons, la creación de aulas en el antiguo “colegio de las monjas”, cuyo edificio se dispone a comprar en breve.

La protesta realizada hace unos días por los padres. FDV

Si esto falla, “tenemos un plan B”, como es que la Administración local ponga en marcha una especie de ludoteca infantil mediante la que favorecer la conciliación familiar, dando entrada a los niños que queden sin plaza en Rons.

La compra, en dos semanas

Así lo confirman tanto Cacabelos como los progenitores. Estos resumen la reunión con el regidor previa al pleno diciendo que “el alcalde nos aseguró que la compra del ‘colegio de las monjas’ se hará efectiva en dos semanas, por lo que se intentará montar ahí una guardería municipal que gestione una empresa privada”.

A este respecto, “parece que están en conversaciones con distintas empresas, pero no se avanzó porque sin conocer el número de potenciales niños, las empresas no saben si el negocio les resultará rentable o no”, resaltan los progenitores.

"Plan B"

Si esto no funciona, insisten, está el “plan B”, que pasa por “montar una ludoteca para la cual se contrataría a unas monitoras y que los padres tendrían que pagar, haciéndose cargo el Concello de las instalaciones”.

Dicho esto, el primer paso será enviar técnicos a las instalaciones del antiguo colegio de Nuestra Señora, el de las monjas, “para que certifiquen si cumple los requisitos para funcionar como guardería o si habría que reformar algo”.

Cuatro semanas de plazo antes de volver a reunirse


“Nos hemos dado cuatro semanas de margen antes de reunirnos de nuevo”, explican los progenitores. El objetivo es que en este tiempo “el Concello trabaje en las dos opciones planteadas, empezando por completar la compra del ‘colegio de las monjas’ y realizar un informe técnico que diga si cumple con la homologación necesaria para ser guardería o no”.

Al mismo tiempo, “el Concello volverá a hablar con las empresas para que digan si están interesadas en gestionar la nueva guardería”.

Y, paralelamente, “empezará a buscar monitoras, el catering y todo lo necesario para ponerla en marcha”, aseguran los padres.

Así pues, el 10 de junio se pondrán sobre la mesa los resultados de todas esas gestiones. Se hará en una reunión a celebrar a las 18.00 horas en la casa consistorial, como se hizo el viernes, o bien en el propio “colegio de las monjas”, que para entonces ya tendrá que ser propiedad municipal.

Compartir el artículo

stats