Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿El pulpo?, o se congela ahora o habrá que esperar

El viernes comienza la veda y el cefalópodo ya no volverá a los puertos hasta julio

Peregrina Abad, de Mariscos Sabarís, sostiene un pulpo. Al lado una caja de sardinas. M. MÉNDEZ

Sabedores que la campaña del pulpo finaliza el viernes, y que será entonces y el sábado cuando se efectúen las últimas subastas en lonja, los consumidores tratan de hacer acopio de esta preciada especie.

Si bien es cierto que siempre podrán recurrir al pulpo ya congelado que puede encontrarse en los supermercados, tanto si es procedente de otras latitudes como del gallego que tienen en stock, también lo es que hay consumidores que prefieren adquirirlo fresco ahora y congelarlo ellos mismos, a la espera de que el 4 de julio comience la nueva temporada.

Lo hacen tanto ciudadanos a título particular como hosteleros y restauradores, que ayer podían adquirirlo en plazas de abastos como las de Vilagarcía a 15 o 16 euros el kilogramo.

Eso sí, apenas había pulpo en un par de puestos, ya que empieza a escasear en las lonjas de manera notable, después de una temporada fantástica en cuanto a volumen e ingresos que, como se explicaba hace unos días, parece indicar la ansiada recuperación de la especie.

El puesto de venta de Mariscos Sabarís en la plaza de abastos vilagarciana, ayer. M. MÉNDEZ

En Pescados y Mariscos Sabarís, por ejemplo, había adquirido el pulpo en la lonja de Vigo la noche anterior, mientras que en Pescados Couto hicieron lo propio en la de O Grove.

En este puerto se habían subastado el viernes 249 kilos, a un máximo de 13 euros y un mínimo de 7,40, mientras que en la lonja de Cambados el pulpo (solo 37 kilos subastados) marcó ese día un tope de 11,45 euros por kilogramo.

Hay otras lonjas, como la de Ribeira, en las que “había muy poco pulpo y era muy caro”, explican en Pescados Raposa.

El responsable de Pescados Couto, con pulpo adquirido en la lonja de O Grove. M. MÉNDEZ

En definitiva, que esta semana es la última para llevarse a casa el pulpo de las rías gallegas, ya sea para “mazarlo” y consumirlo ya o bien con intención de congelarlo y saborearlo durante las próximas semanas. Aunque no será fácil de encontrar.

El balance

A la espera de que vuelva a los puertos, puede decirse que desde el pasado verano se vendieron en las lonjas gallegas 2.089 toneladas de pulpo que reportaron unos ingresos de más de 19 millones de euros.

De esa cantidad, casi 348 toneladas y 3,5 millones de euros correspondieron a las “rulas” arousanas, con la ribeirense y la meca como principales referencias.

Lógicamente, la situada en Arousa Norte (Barbanza) presenta el mejor comportamiento, con 298 toneladas despachadas por valor de 2,9 millones de euros, desde el pasado mes de julio.

Sardinas, pulpo y otros productos a la venta en el mercado municipal de abastos de Vilagarcía, ayer. M. MÉNDEZ

Periodo en el cual O Grove subastó 23 toneladas de pulpo, en este caso para ingresar por esta especie 230.000 euros. Prácticamente el mismo volumen manejado en la lonja de Cambados, donde los ingresos se quedaron en unos 210.000 euros.

También se comercializó pulpo, aunque de manera casi testimonial, en la lonja de Aguiño, con apenas tres toneladas, y en la de Rianxo, con menos de doscientos kilos.

La sardina empieza a abrirse camino en los mercados

La sardina se convertirá pronto en la estrella de algunos puertos y de todas las plazas. Es el producto más demandado a medida que se aproxima la fiesta de San Juan, por lo que resta apenas un mes para que alcance el “estrellato”.

De hecho, ya se empieza a notar si tirón en las plazas, dado que “ya moja el pan”, explican de forma coloquial los vendedores.

Esto quiere decir que ya tiene su característica grasa “y un buen sabor”, apostillan.

Ayer se vendía a entre 5 y 8 euros el kilo en mercados como el de Vilagarcía, dependiendo del tamaño, la procedencia y el método de pesca.


Especie importante: 55 millones de euros en dos décadas

De lo que no hay duda es de que el pulpo es una especie importante para la ría, de ahí la necesidad de establecer vedas como la que arranca el viernes, tratando de facilitar su recuperación.

Hay que tener presente que en las dos últimas décadas se vendieron 8.600 toneladas de esta especie en los puertos arousanos, que de este modo pudieron lograr más de 55 millones de euros.

Uno de los pocos puestos que ayer vendían pulpo. M. MÉNDEZ

Tomando como referencia los años naturales, el mejor fue 2019, con más de 4 millones de euros, mientras que se superaron los 3 millones en 2003, 2004, 2011, 2016 y 2018.

Facturación que a punto estuvo de alcanzarse el pasado ejercicio, cuando el pulpo se portó mucho mejor que en 2020, que se quedó en menos de 2 millones de euros en las lonjas arousanas.

Menos de un mes de centollo, que mantiene calidad y precio

Está aún por decidir la fecha exacta, pero todo parece indicar que Consellería do Mar y cofradías pactarán iniciar la veda del centollo a mediados del mes que viene.

En consecuencia, queda poco tiempo para degustar este preciado crustáceo que, según cuentan sus pescadores, “sigue estando en carne”.

El viernes cotizó en su lonja más importante, la de O Grove, a un máximo de 25 euros.

Compartir el artículo

stats