Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La isleña Juana Prado, a sus 92 años, inspira una colección internacional de moda con su testimonio vital

La firma Adolfo Domínguez convierte en elegancia y vanguardia la vida dedicada a la conserva de Juana Prado, quien comparte imagen con la modelo J Moon

Juana Prado ayer en el Centro de Interpretación de la Conserva, antiguamente su lugar de trabajo. Noé Parga

La unión de lo tradicional con lo moderno necesita de iconos. Personas que sean capaces de amalgamar el cometido independientemente de a que sector nos refiramos. Dar con la tecla en la selección es el resultado de un exhaustivo casting, mayor cuanto más importante sea la empresa en cuestión. Una de las que ha acertado de pleno es Adolfo Domínguez eligiendo a la isleña Juana Prado para potenciar el efecto de una campaña que, a través de la moda, descubre méritos, valores y elegancia a partes iguales.

La surcoreana J Moon y Juana comparten protagonismo. | // FDV

En como una persona de 92 años llega a ser imagen de una firma tan prestigiosa también entra en juego el azar. Y es que María Cores, diseñadora de la firma ourensana, también es de A Illa. Ella sabía de las cualidades de Juana Prado para potenciar el efecto de una línea de prendas inspiradas en aquellos mandiles y ropas de trabajo que soportaron los rigores de las primeras fábricas de conserva sin perder un ápice de elegancia.

La señora de A Illa se encargó incluso de colocar con detalle cualquier complemento para que esas prendas de lino, con sello de la firma ourensana, mostrasen la mayor verosimilitud y respeto por aquello en lo que se inspiran

decoration

El Centro de Interpretación de la Conserva fue el lugar que sirvió de estudio para grabar, fotografiar y plasmar el objetivo de la campaña. Fueron dos días de trabajo en los que Juana Prado hizo gala de las cualidades que ya mostró en el documental “Memorias en Conserva”. Un valor testimonial que se convierte en una tradición oral narrada desde la propia experiencia en unos tiempos en los que “había que trabajar en la conserva, ir al mar y atender la casa”, como cuenta la protagonista.

Juana Prado con la modelo J Moon en el Centro de Interpretación de la Conserva de A Illa. FDV

La modelo internacional surcoreana J Moon acudió a A Illa el pasado mes de abril para compartir foco junto a Juana y la conexión fue absoluta. Con la espontaneidad que la caracteriza, la señora de A Illa se encargó incluso de colocar con detalle cualquier complemento para que esas prendas de lino, con sello de la firma ourensana, mostrasen la mayor verosimilitud y respeto por aquello en lo que se inspiran.

Juana Prado representa a la perfección la imagen de la mujer trabajadora con la conserva como telón de fondo. Noe Parga

El entorno elegido no pudo ser más apropiado. La antigua fábrica de Goday que, por otra parte, fue la primera en Galicia en introducir maquinaria para potenciar la producción de un sector que dio, da y seguirá dando de comer a muchas familias.

Todo un homenaje a través de la moda a las mujeres trabajadoras que tienen en Juana Prado a una representación con categoría internacional.

Compartir el artículo

stats