Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vehículos ya aparcan en la plaza de Galicia para comprar tabaco y lotería

El número de conductores que invaden las zonas peatonales sigue en aumento

Una furgoneta estacionada ayer en la zona peatonal mientras su conductor iba al estanco y a la administración de loterías . | // M. MÉNDEZ

Lo que sucede en las calles y plazas peatonales del centro urbano de Vilagarcía empieza a ser difícil de explicar y de entender. A la circulación continua de vehículos de reparto y particulares por esos espacios supuestamente exentos de tráfico se suma la actitud de algunos conductores que no dudan en estacionar en medio de los mismos.

Algunos, como se explicaba hace días, lo hacen para ir a sacar dinero en los cajeros automáticos de las sucursales bancarias existentes en la plaza de Galicia.

Pero eso no es todo, sino que hay otros automovilistas que cometen la misma infracción dejando su coche o furgoneta en medio de la zona peatonal para realizar diferentes gestiones a la vez, como ir al banco, comprar tabaco en el estanco o sellar boletos en la administración de lotería.

Esto implica que algunos conductores estacionan en la citada plaza, cierran el coche, porque saben que van a tardar, y, tranquilamente, se dirigen caminando de un lado a otro, dejando allí su vehículo durante varios minutos, para sorpresa e indignación de los peatones.

Estos automovilistas actúan con absoluta impunidad, desatendiendo tanto la prohibición de estacionar como los horarios y zonas de paso establecidos para carga y descarga.

Como se explicó en infinidad de ocasiones anteriores, hay empresas de reparto y repartidores que sí actúan correctamente, utilizando las zonas de carga y descarga habilitadas para ello y circulando a velocidad moderada por zonas peatonales cuando les está permitido.

Pero otros se empeñan en saltarse las normas a la torera, no respetan las señales e incluso, en algunos casos, circulan a velocidades ciertamente peligrosas en medio de los transeúntes, incluso cuando las plazas y calles peatonales están repletas de gente.

Sucede tanto en la plaza de Galicia como en la de Independencia y la de España, la calle Covadonga, Alcalde Rey Daviña, Castelao y Vista Alegre, entre otros viales del centro urbano. Incluso, como se advirtió en otras ocasiones, en la recientemente peatonalizada calle Camilo José Cela, en O Piñeiriño (As Pistas).

De ahí que arrecien las críticas de los ciudadanos, quienes reclaman la presencia de la Policía Local estas zonas para que sancione a los infractores, advirtiendo de que “el día menos pensado puede ocurrir una desgracia, ya que son calles y plazas en las que hay mucha gente y niños jugando”.

Compartir el artículo

stats