Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Barreira Cardoso | Interlocutor Policial Territorial Sanitario en Pontevedra

“La mayoría de denuncias en el ámbito sanitario son por agresiones verbales”

“En 2020 hubo dos en el área de Pontevedra y O Salnés y el año pasado, otras dos”

El inspector Manuel Barreira Cardoso, en la Comisaría de Pontevedra. | // GUSTAVO SANTOS

Para incrementar y mejorar la respuesta de la Policía Nacional ante las agresiones a profesionales de la salud, en el año 2017 se crea la figura del Interlocutor Policial Nacional Sanitario y, a nivel provincial, la figura del Interlocutor Policial Territorial Sanitario. En lo referido al área sanitaria de Pontevedra y O Salnés, esta función recae sobre el inspector Manuel Barreira Cardoso, a quien acompañan en su equipo Fernando González Villegas, oficial de Policía, y José Luis Hermoso, agente. La prevención es el pilar fundamental sobre el que trabaja la Policía Nacional en un área que, afortunadamente, registra pocos casos de agresiones a sanitarios cada año.

–¿Cómo se conforma el equipo de interlocución policial en el ámbito sanitario?

– A la provincia de Pontevedra la tenemos dividida en dos zonas: el norte y el sur. Las dividimos por el río Verdugo, de modo que en la zona norte incluimos el área sanitaria de Pontevedra y O Salnés y en la sur el área de Vigo. Conmigo están Fernando González Villegas, oficial de Policía, y José Luis Hermoso, agente. Entre los tres llevamos la interlocución.

– ¿Cómo es esa comunicación entre ambas partes?

– Hay varias formas. Nosotros, básicamente, buscamos la prevención. En las reuniones que mantenemos con el sector sanitario incidimos mucho en ello. Por ejemplo, en las citas previas pueden prevenir e incluso organizarse. Si saben que una persona en concreto es conflictiva y se puede llegar a producir una agresión de algún tipo les decimos que nos llamen y procuramos que el personal uniformado se haga ver, lo que se llama la presencia policial disuasoria.

– ¿Quiere decir esto que hay reincidentes?

– Sí que los hay. A nivel nacional hay un 15% de reincidencia. Aquí en Pontevedra es casi nula, realmente.

– Esa anticipación, en todo caso, no se puede llevar a cabo siempre...

– No. Por ejemplo, en los puntos de atención continuada, los PAC, o en Urgencias no hay una planificación previa. En estos casos los problemas surgen de otro modo y el personal sanitario tiene que tener un poco de psicología. Si mientras la gente espera ves una persona que se está alterando, nos llaman para que nos acerquemos. Entonces una unidad uniformada se acerca por la zona y se deja ver, lo que evita que la gente se altere más. Lo importante es la prevención; si finalmente hay agresión, algo hemos hecho mal porque queremos evitarlo.

– También hay que tener en cuenta que los profesionales no siempre se animan a denunciar, que en ocasiones empatizan demasiado con el malestar del paciente o familiar que termina protagonizando la agresión...

– Efectivamente. Estos días leía algunas entrevistas relativas a la enfermería, que reconocía que no siempre denuncian porque empatizan con el paciente, se ponen en su piel: Urgencias saturado, mucha espera... Normalmente no es el propio paciente el que agrede, sino el acompañante. Si se permiten conductas agresivas, quienes estén cerca también pueden animarse a hacerlo.

– ¿De qué cifras estamos hablando en nuestra área sanitaria? ¿Se formalizan muchas denuncias?

– En el año 2020, el de la declaración de la pandemia del COVID, hubo dos denuncias, y el año pasado, 2021, otras dos. En el actual llevamos una.

– Es decir, que se mantienen las cifras.

– Sí, estaríamos a un 0% de incremento. Estamos muy por debajo de la media nacional.

– ¿Por qué fueron estas denuncias en concreto?

– Normalmente son amenazas, agresiones verbales, no hay lesiones. Son por insultos, injurias...

– ¿Qué colectivo es el más agredido?

– Son los médicos en primer lugar y en segundo, las enfermeras. En tercer lugar se sitúan los técnicos.

– ¿Qué recorrido tienen estas denuncias?

– La denuncia va al juzgado y normalmente termina en una multa. Aunque desde 2015 el Código Penal considera a los sanitarios como agentes de la autoridad, las penas en caso grave serían de tres meses a seis años.

– ¿En qué servicios se dan más estas agresiones?

– Sobre todo en Urgencias y en Atención Primaria, que son las zonas más saturadas de la sanidad pública. En el resto de servicios las citas están planificadas y se pueden evitar las saturaciones. Curiosamente, los martes de 10 a 12 horas son los días con más conflictos a nivel estadístico.

– ¿De qué modo influyó la pandemia en este problemática?

– En 2019 hubo más casos. Lo que evitó el COVID fue la presencia en los centros hospitalarios.

– En general, parece que en Galicia somos buenos pacientes, tranquilos...

–Sí. La media nacional se incrementó un 14% y aquí es del 0%.

– ¿La figura del interlocutor policial sanitario sigue siendo un poco desconocida?

– Nosotros procuramos que no sea así. Estamos trabajando en la formación de los sanitarios en prevención, creándoles pautas de comportamiento para evitar las agresiones. Programamos charlas con ellos. Por ejemplo, si vas a recibir a un paciente que está agresivo, procura no estar solo, que haya siempre una vía de escape, no cierres la puerta...

– ¿Existe alguna vía de comunicación directa con la Policía?

– A través de la App AlertCops, que es para la población en general, pero que cuenta con una opción específica. Al estar dados de alta se les asigna un código y el lugar donde se encuentran. La respuesta es más rápida. Lo utilizan.

– ¿Tienen que presentar la denuncia en la propia Comisaría?

– Sí, como cualquier otro ciudadano. Nos gustaría implantar un sistema similar al que ya tenemos en los centros comerciales de denuncias “in situ” y evitar el desplazamiento.

“El perfil del agresor es un varón de entre 35 y 55 años y español; las víctimas suelen ser mujeres”

– ¿Cómo defienden los agresores en el ámbito sanitario su comportamiento?

– Lo justifican con el tiempo de espera, con que sus familiares están pasando mucho dolor... Pero tienen que darse cuenta de que no están solos en la sala, que se hace un triaje en base a la gravedad y que es a través del cual se establece el orden de atención, no por la llegada en el tiempo. Siempre tiendes a creer que lo tuyo es más importante que lo del que está al lado. También hay casos por la negativa del médico a renovar o dar una baja al enfermo. Por exigencia de recetas...

– ¿Cuál es el perfil del agresor?

– Varón de entre 35 y 55 años y español. Las víctimas, por su parte, suelen ser mujeres, de entre 30 y 50 y pico años.

Compartir el artículo

stats