Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El “colegio de las monjas” es la tabla de salvación

Se antoja la única opción posible para escolarizar a los menores de tres años el curso que viene

La reunión entre el alcalde y los padres para hablar del futuro de la guardería y aclarar que no es municipal. | // FDV

José Antonio Cacabelos Rico, el alcalde socialista de O Grove, se reunió ayer con los representantes de los padres afectados por la carencias de plazas suficientes para menores de tres años en la escuela infantil del barrio de Rons.

Lo hizo para dejarles claro que el Concello no tiene responsabilidad alguna, ya que no se trata de una instalación municipal, y advertirles de que la solución a este “grave problema” está en manos de la Xunta, y pasa, necesariamente, por ampliar el edificio y dotarlo de más aulas y personal.

En cualquier caso, y dado que eso ya no será posible el curso que viene, el regidor ofrece como alternativa y salida provisional, la ocupación del conocido como “colegio de las monjas”, que el Concello se dispone a comprar este mismo mes.

“Después de enormes dificultades administrativas, que por fin hemos solucionado –esgrime el primer edil–, en próximos días podremos formalizar la compra” del edificio en el que se situaba desde hace décadas el colegio de Nuestra Señora, cerrado recientemente.

Una vez formalizada la adquisición se adaptará para destinarlo a usos sociales, para personas de avanzada edad, y, temporalmente, podrá acondicionarse como centro educativo en el que matricular a esos niños de menos de tres años que van a quedarse sin plaza en Rons el curso que viene.

Algunos de los progenitores participantes. | // FDV

Lo cual obligará a sus progenitores a dejarlos en casa, llevarlos a guarderías de municipios vecinos o pagar su escolarización en centros privados.

“Entiendo que todo pasa por utilizar temporalmente las aulas del colegio de las monjas”, recalcó Cacabelos, tratando de apaciguar los ánimos de unos progenitores que hace unos días se manifestaban para mostrar su enfado y arremeter contra la Xunta y el propio Concello”.

“Entre los padres y el Concello tenemos que estudiar el modo de escolarizar a esos niños, aunque sea temporalmente y pensando en el curso que viene, a la espera de que la Xunta asuma de una vez por todas su responsabilidad en todo esto”, insistió una y otra vez el alcalde, para dejar claro que usar el “colegio de las monjas” sería algo provisional, “a la espera de que el Consorcio amplíe Rons y oferte más plazas, tanto en O Grove como en toda Galicia”.

Apela a la implicación de la Xunta

Y es que, a su juicio, “está bien eso de bonificar y que los padres no paguen cuota, pero está mejor disponer de plazas suficientes para todos los niños, y eso es competencia de la Xunta”.

De este modo no sol dejaba clara su postura, sino que situaba la pelota en el tejado del Gobierno de Galicia. Razón por la cual quiso explicar todo lo ocurrido en relación con este asunto desde su primer mandato.

Fue “en 2008 o 2009, siendo yo era alcalde al frente del gobierno cuatripartito, cuando acordamos transferir la guardería municipal a lo que se llamaba Galiña Azul y hoy es Consorcio Galego Social”, remarcó.

Lo que quiso decir a los progenitores es que “en ese instante dejó de ser una escuela municipal, y se hizo así porque iba a resultar más económico a los propios padres de alumnos”.

La protesta de los padres desplegada el martes pasado. FDV

Lo que se hizo desde entonces fue “realizar aportaciones de 65.000 euros anuales y afrontar tareas de mantenimiento, pero ya sin capacidad para tomar decisiones como la de ampliar las aulas para habilitar más plazas”.

Dicho de otro modo, que “no tenemos competencias y no decidimos quiénes o cuántos son los alumnos admitidos y/o rechazados”.

Cuando, el año pasado, “supimos que el colegio de las monjas cerraba definitivamente, la concejala Pilar Galiñanes y yo mismo nos pusimos en marcha”, reflexiona el alcalde.

Entre los padres y el Concello tenemos que estudiar el modo de escolarizar a esos niños, aunque sea temporalmente y pensando en el curso que viene, a la espera de que la Xunta asuma de una vez por todas su responsabilidad en todo esto

José Cacabelos - Alcalde de O Grove

decoration

Esto los llevó a dialogar con la gerencia del Consorcio, hace ya un año, “para advertirle de que muchos niños iban a quedar sin matrícula, y mientras BNG y EU pedían guardería nueva, nosotros le demandábamos la ampliación de la existente en Rons”.

Parece que “el gerente dijo que compartía nuestra preocupación, y nos confirmó que no se justificaba la creación de una guardería nueva, si bien estaba dispuesto a estudiar la posibilidad de crear un par de aulas más en la existente para dar entrada a los niños que, de lo contrario, iban a quedar fuera”.

Incluso le propusieron la solución temporal de adaptar una sala de la actual escuela infantil como aula, “comprometiéndose el Consorcio a realizar una memoria valorada y ver si era posible ampliar la escuela de Rons”, explicó ayer Cacabelos a los progenitores.

Pero no solo eso. También les dijo que “en el Consorcio nos dijeron en aquel momento que el Concello tendría que aportar el 30% del desembolso, a lo que respondí que no habría problema alguno por eso”.

Pero había otros impedimentos sobre la mesa, como las objeciones que parece poner Costas del Estado, por la ubicación de la guardería. “Aún así, dije al Consorcio que hicieran el proyecto, y que ya nosotros nos encargaríamos de obtener los permisos para ampliar Rons”.

Al hacer este repaso a lo sucedido en torno a esta escuela infantil, José Cacabelos también indicó a los padres que “hace cuatro o cinco meses” solicitó una nueva reunión al gerente del Consorcio “para transmitirle que íbamos a comprar el colegio de las monjas y plantearle la opción de crear en ese inmueble un espacio para personas mayores”.

La reunión mantenida ayer. FDV

Lo que hizo fue aprovechar “para recordar que seguíamos a la espera del proyecto para las nuevas aulas de Rons”.

La respuesta no fue nada positiva, ya que “nos dijeron que se habían retrasado en el proceso por falta de disponibilidad económica, ante lo cual insistí en que es fundamental disponer de ese proyecto para tramitar los permisos necesarios ante Costas”.

Ante lo cual, después de hablar sobre este asunto, “el gerente acabó diciéndome que no contemplan ya ampliar Rons”, lamenta.

Está bien eso de bonificar y que los padres no paguen cuota, pero está mejor disponer de plazas suficientes para todos los niños, y eso es competencia de la Xunta

José Cacabelos

decoration

“Por eso les ofrecí recurrir provisionalmente al colegio de las monjas o incluso habilitar aulas en el remodelado edificio de la antigua escuela infantil de Monte da Vila, buscando así soluciones para atender a los niños que quedan sin plaza, a lo que me respondieron en el Consorcio que tampoco aceptan esas opciones porque no quieren sacar personal de Rons para otras instalaciones, alegando que aumentaría los costes”.

De todo esto habló ayer Cacabelos con los padres de alumnos, con la esperanza de encontrar alguna salida digna para todos pero, como puede apreciarse, dejando muy claro también que es la Xunta la que debe tomar cartas en el asunto.

Compartir el artículo

stats