Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ona Carbonell arrima el hombro en Vilagarcía

El programa Plancton ayuda a mejorar el estado de salud de Cortegada

Un momento de la jornada de lucha contra la basura marina llevada a cabo en Cortegada, con asistencia de Ona Carbonell. | // IÑAKI ABELLA

Cortegada fue ayer el escaparate elegido para tratar de concienciar a la sociedad y transmitirle que es necesario unir esfuerzos, compromisos, responsabilidades y sentido común para hacer frente a una de las lacras de los tiempos actuales, la basura marina.

La isla vilagarciana fue de nuevo el escenario elegido por la Obra Social de Abanca para hacer una de las escalas del programa Plancton, mediante el que se han recogido en el último año unas 25 toneladas de basura en diferentes puntos de Arousa y la isla de Ons.

Algunos de los voluntarios participantes en la limpieza de Cortegada. | // IÑAKI ABELLA

En esta ocasión la actividad desplegada incluía una agradable sorpresa que pocos voluntarios participantes esperaban, como era la presencia de la medallista olímpica Ona Carbonell.

La exintegrante de la selección española de natación sincronizada no dejó de firmar autógrafos, hacerse fotografías y repartir sonrisas.

Firmó, se fotografió y ayudó

Pero no solo eso, sino que aportó su pequeño grano de arena ayudando a recoger colillas, botellas, restos de la actividad acuícola y marisquera, vidrios, botellas y todo tipo de desperdicios.

Mención especial merecen los tarugos plásticos o palillos aparecidos, de esos empleados en las cuerdas de las bateas para favorecer el crecimiento del mejillón.

Ona Carbonell firmó autógrafos amariscadoras y demás voluntarios presentes en Cortegada. | // IÑAKI ABELLA

También fue significativa la presencia de trozos de redes y sedales de pesca, bastoncillos de los empleados para limpiar los oídos y otros muchos elementos que dejan claro que la educación y concienciación ciudadana es fundamental para preservar el medio marino.

Finalmente se retiraron de Cortegada unos 52 kilos de porquería. No es que la cantidad sea elevada, pero, como se explicaba al principio, el simple hecho de llevar a cabo una actividad así comporta una enorme relevancia, por cuanto tiene de herramienta con la que dar visibilidad al proyecto de Afundación y concienciar al conjunto de los ciudadanos.

Un momento del recorrido por la isla. INAKI ABELLA DIEGUEZ

Junto a Ona Carbonell participaron medio centenar de personas integradas en asociaciones como Bata y Con Eles, del Grupo Naturalista Hábitat y de la Asociación de Mariscadoras de Carril (Amarcarril).

Esta última entidad, por cierto, impartió un taller de introducción al marisqueo para dar a conocer su trabajo.

El mismo colectivo dirigió “un pequeño recorrido alrededor de la isla en el que las mariscadoras guiaron a los voluntarios, contándoles todos los secretos que esconde este hermoso enclave de la ría arousana”, explican en Afundación.

Fue, también, una forma de descubrir y promocionar este importante territorio insular del Parque Nacional de las Islas Atlánticas de Galicia.

De ahí que también asistieran a la cita representantes de su órgano rector, al igual que lo hicieron miembros del programa de voluntariado Actúa, de Abanca y de Afundación.

Compartir el artículo

stats