Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Toallitas húmedas, la gran amenaza para el alcantarillado isleño

El Concello invierte más de 70.000 euros anuales en reparar todos los daños que causan estos elementos

Limpieza de alcantarillas en una calle de A Illa de Arousa. Iñaki Abella

Se han convertido en uno de los grandes problemas del alcantarillado en A Illa. El uso de toallitas húmedas y la decisión de los usuarios de arrojarlas por la taza del bar cuesta, cada año, a todos los vecinos del municipio, más de 70.000 euros. Ese es el coste que supone proceder a la limpieza de los bombeos cuando estos quedan obturados a causa de las toallitas y amenazan con provocar un vertido.

Los últimos problemas provocados por esta situación se han originado en dos puntos de la red de alcantarillado, situados en las zonas de O Charco y Os Castriños, donde la gran cantidad de toallitas bloqueó los bombeos, atascó las tuberías y obligó al Concello a recurrir a una empresa especializada para que todo regresase a la normalidad, aunque siendo conscientes de que “no tardarán en regresar porque pronto habrá un problema en otro punto”, explica el edil Luis Arosa. Una de las cuestiones que apunta el edil es que el problema de las toallitas húmedas en el alcantarillado es una caso perdido, sobre todo en A Illa, donde se llegó a poner en marcha una campaña de concienciación sobre el daño que producen estos elementos en el alcantarillado.

Aquella iniciativa, reconoce el propio Arosa, no surtió efecto alguno pese a apoyarse en cartelería y en folletos que se repartieron puerta a puerta para que todo el mundo tuviese información de primera mano sobre los problemas que se estaban generando.

Estos problemas acostumbran a ser más habituales durante el verano, cuando la población de A Illa se triplica a causa de la llegada masiva de turistas, registrándose problemas en la mayor parte de los bombeos que se encuentran en pleno casco urbano.

Además del coste económico, desde el Concello de A Illa no dudan en sumar el perjuicio medioambiental y la contaminación del entorno que ocasionan los desbordamientos que se registran en la red cuando resulta atascada por estos elementos de higiene personal. No en vano, insiste Arosa, “pueden acabar provocando un vertido, algo que debería preocuparnos a todos los vecinos de este municipio, ya que la inmensa mayoría viven del mar y de su producción”.

El problema de las toallitas húmedas no es exclusivo de A Illa, sino que se extiende a toda la red de alcantarillado de la comarca de O Salnés, donde se vienen registrando problemas importantes a causa de su uso desde hace aproximadamente una década, especialmente en la red de Vilagarcía o en la mancomunada.

Compartir el artículo

stats