Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amigos de Galicia, conforme con la pena al salesiano acusado de abusos sexuales

Fue condenado a 32,5 años de cárcel por tener relaciones con 6 niños en Cambados

Sacerdote salesiano condenado por la Audiencia de Pontevedra por abusos sexuales y ratificada por la Audiencia RAFA VAZQUEZ

“Una de las mayores lacras que sufre la infancia son los abusos sexuales y lo que nos mueve a la Fundación Amigos de Galicia es la defensa de todos los menores, dando visibilidad a los mismos y concienciando a la sociedad de que es una tarea de todos”.

Así se expresa el profesor de Derecho y letrado Francisco José Calvo que intervino en la causa contra el salesiano cambadés condenado por la Sección Cuarta de la Audiencia de Pontevedra a 32,5 años de prisión por la supuesta comisión de seis delitos de abusos sexuales durante una convivencia que se celebró en Cambados.

La sentencia todavía no es firme pues cabe recurso ante el Tribunal Supremo en el supuesto de que los letrados del sacerdote encuentren motivos de casación.

Los magistrados del alto tribunal gallego indican en la resolución que rechaza el recurso del sacerdote expone que “la tesis de que fue otra persona la que realizó los tocamientos denunciados se presenta absolutamente fuera de los parámetros probatorios” a la vez que inciden en que las pruebas psicológicas que se practicaron al acusado “en nada impiden la realización de hechos como los que nos ocupan”.

También se descarta de plano la estrategia por la cual se trató de “establecer sombras de duda en cuanto a las testificales de las víctimas”, pues el tribunal considera que dichos testimonios “cumplen con todos los parámetros de credibilidad y, además, están corroboradas por la prueba pericial psicológica practicada a los afectados”.

Respecto a que se tardó en denunciar los hechos, los jueces han subrayado que, según la experiencia, “los abusos a menores no siempre son denunciados de modo inmediato”. Ese retraso, indica la sentencia puede obedecer a muchas circunstancias, en le las que se pueden citar: “el sentido de culpa, el miedo a ser tratados como mentirosos o la sensación de impunidad, teniendo en cuenta la personalidad de quien realiza los abusos y su posición de dominio en el entorno escolar, sin olvidar, el dominio biológico por la diferencia de edad”.

Compartir el artículo

stats