Los servicios de emergencias han localizado el cadáver del buceador al que estaban buscando desde el jueves por la tarde en la costa de O Grove. Es un vecino de Vilagarcía, de 44 años.

El cuerpo fue recuperado a media mañana de hoy viernes, cuando estaba prevista la llegada de un equipo de submarinistas de la Guardia Civil.

Salvamento Marítimo, Guardia Civil, Policía Local y Emerxencias de O Grove pusieron en marcha el dispositivo de búsqueda en la zona de O Carreiro durante la tarde del jueves, para tratar de localizar a un vecino de Vilagarcía, amante del buceo, que podría haber desaparecido el pasado lunes en esa zona.

El operativo se puso en marcha después de que un vecino llamase por teléfono a un agente de la Policía Local grovense, que estaba de guardia el viernes por la tarde. El vecino indicó al policía que el coche del desaparecido llevaba en la zona desde el lunes, y que que en las últimas horas alguien le había roto una ventanilla, quizás con la intención de robar en el interior.

El vehículo estaba en una zona próxima al yacimiento de Adro Vello desde el pasado lunes.

El coche del buceador presuntamente desaparecido INAKI ABELLA DIEGUEZ

Los propios vecinos conocían al conductor, un habitual de la zona que acostumbraba a realizar inmersiones. A última hora de la tarde, el dispositivo permitió localizar la boya que presuntamente llevaba el hombre. Apareció en uno de los canales de un islote de piedras próximo a la costa, con una pequeña red en cuyo interior había un pulpo ya en proceso de descomposición. Este hallazgo permitió centrar más la búsqueda a partir de esta mañana, en cuanto la luz del día permita a los buzos sumergirse. Este viernes también participarán en el rastreo el Servicio Marítimo de la Guardia Civil y patrullas de Seguridad Ciudadana, así como buzos de los GEAS del Instituto Armado.

Zona donde se están realizando la búsqueda por mar INAKI ABELLA DIEGUEZ

Los agentes, una vez comprobada la matrícula del coche, trataron de contactar con el hombre en Vilagarcía, donde tiene fijada su residencia. Sin embargo, no fue posible contactar con él ni con otros familiares, ya que reside solo y carecería de contactos próximos. El operativo de búsqueda se puso en marcha ante el temor de que pudiese haberse ahogado.

La desaparición de este hombre, si se confirma finalmente, se ha registrado en un punto muy próximo a donde el pasado mes de noviembre se registró un suceso similar. En aquella ocasión fue un pescador de Ribadumia, Manuel Cores Villanueva, de 69 años de edad, cuya búsqueda se extendió durante varios días sin éxito, llegando a concentrarse en la zona medios de Salvamento Marítimo durante mucho tiempo. El lugar es un punto donde hay muchas corrientes al encontrarse la zona en la boca de la ría de Arousa.

Un guardia civil recorre a pie los caminos de O Carreiro INAKI ABELLA DIEGUEZ