Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Carme de A Illa busca marineros

El plazo para inscribirse finalizará el 30 de mayo para permitir que puedan prepararse antes del evento

Marineros de A Illa, portando la Virxe do Carme durante la procesión. Noé Parga

Antes eran los jóvenes que iban a quintas los que se encargaban de llevar sobre sus hombros la imagen de la Virxe do Carme da Illa. Sin embargo, la eliminación del Servicio Militar y el paulatino descenso de la natalidad hizo que se buscasen otras alternativas para uno de los elementos de las fiestas más importantes del municipio, los marineros que transportan la imagen durante la procesión. El último paso que se ha dado en ese sentido ha sido solicitar, a través de redes sociales, que la gente interesada en participar en la procesión como marinero se inscriba en la Cofradía. La respuesta a esta petición, reconocían ayer desde la organización de las fiestas, está siendo masiva, y eso que el plazo para inscribirse finaliza el próximo 30 de mayo.

Todos ellos participarán en el traslado de la imagen de la iglesia a la lonja, donde se celebrará una misa de campaña. Después se procederá al embarque de la imagen en la dársena de O Xufre para la procesión marítima, y a su desembarco en el muelle de O Campo. Este año, la organización reconoce que las fiestas van a sufrir importantes modificaciones tras dos años sin celebrarse. La más importante es la ubicación de las verbenas, que se va a trasladar a la zona de O Campo a causa de las obras de remodelación a las que se está sometiendo la plaza de O Regueiro, lugar habitual para este tipo de eventos. Las limitaciones de espacio en O Campo también van a obligar a que las orquestas tengan que compartir escenario, mientras los tiovivos y casetas de feria se distribuirán por la calle Valle-Inclán. Esta ubicación será provisional este año, ya que se espera regresar a una plaza de O Regueiro remodelada el próximo año.

Dos años después, la recuperación de las fiestas de A Illa también incluye elementos clásicos, como la publicación de un libro de las fiestas en el que se utilizan fotografías antiguas y el Día de San Ramón, una jornada festiva en la que muchas familias aprovechan para ir a comer y a celebrar la fiesta a la zona de A Bouza y Area da Secada. Lo que todavía está por confirmar es si se va a celebrar fiesta de los quintos, un evento que acostumbraban a financiar los jóvenes que cumplían 18 años antes de que llegase la pandemia.

Compartir el artículo

stats