Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una Medalla de Ouro para el emblema deportivo de la ciudad

Manuel Abalo, el vigésimo segundo presidente del Arosa, recogió el galardón más importante del municipio de manos del alcalde, Alberto Varela

Manuel Abalo y Alberto Varela muestran la placa de la Medalla de Ouro de la ciudad que se entregó al Arosa. Noé Parga

Vilagarcía fue el primer punto de la península donde se disputó un partido de fútbol, un deporte que siempre ha estado ligado a la ciudad, primero a través de la flota inglesa y, desde 1945, a través del Arosa. Han sido más de 75 años de fusión con la ciudad, de momentos tristes, pero también de euforias que han ayudado a que el club y Vilagarcía creasen una simbiosis que perdura y que ayer vivió uno de sus momentos más importantes con la entrega de la Medalla de Ouro a la entidad. Son tan solo un puñado de entidades las que disponen de este reconocimiento, como es el caso de la antigua Caixanova y la empresa Fundiciones Rey, un selecto grupo al que ha accedido el Arosa después de conseguir el reto histórico de volver a jugar en la tercera categoría del fútbol español.

Tanto el alcalde, Alberto Varela, como el presidente, Manuel Abalo, hicieron memoria sobre los 75 años de historia de un club por el que han pasado más de 25 presidentes, más de 300 directivos y miles de jugadores entre el primer equipo y el juvenil, creado en el año 1958. También han pasado un considerable número de alcaldes en ese tiempo, varios de los cuales estuvieron sentados en primera fila durante el acto (José Recuna, José Luis Rivera mayo, Joaquín Javier Gago, Dolores García y Tomás Fole), todos ellos con una característica común que Varela definió a la perfección en su discurso: “desde 1945, no ha habido un solo alcalde que no tuviese su particular ‘lideira’ con A Lomba, bien por la hierba, bien por el regadío, bien por lo que fuera”. El propio regidor fue el encargado de ir desgranando parte de la historia del fútbol en la ciudad, con alusiones a la flota inglesa y a sus términos readaptados a la lengua gallega, como “jorsai” por “off side”, algo que fue sembrando los cimientos de lo que después acabaría siendo el club. Y eso que hace más de un siglo en el periódico Galicia Nueva se tildaba al fútbol de “excesivamente violento” y de que no triunfaría por no adecuarse a “nuestro deportismo tradicional”.

Varela recordó que “en este apetecible contexto, los Porto, Callón, Gallego, Quintela, Lapido y aquel fantástico grupo de vilagarcianos que tanto disfrutaban del fútbol decidieron fundar el ArosaSociedad Cultural”. A partir de ese momento, “el club se convertiría en el referente deportivo, pero también social, de la ciudad. Hoy, el deporte en Vilagarcía no se puede entender sin todo lo que han aportado durante décadas sociedades como el Arosa, el Liceo Marítimo o el Club de Mar”.

Recuna, Rivera Mallo, Gago, García y Fole por delante de varios directivos de la entidad. | // NOÉ PARGA

El club no solo ha traído éxitos deportivos, sino que también ha sido clave en el hermanamiento con la ciudad portuguesa de Matosinhos, así como en la formación de cientos de niños y en la realización de torneos internacionales. “Ha llevado el nombre de la ciudad por España adelante, pero también ha estado detrás de la atracción de talento que, una vez aquí tras responder a la llamada del club, decidieron establecerse aquí”, explicó Varela antes de señalar que “sirva esta medalla de oro como reconocimiento a todo lo que el Arosa y los arosistas habéis hecho por esta ciudad, pero también como estímulo para todo lo que os queda por hacer”.

El presidente de la entidad, Manolo Abalo, se mostró visiblemente emocionado en todo momento. El responsable de la entidad arlequinada no se olvidó de todos los que pasaron por cargos directivos, de jugadores y de socios, entre ellos el número 1, que también estaba presente en el acto. Pero también hizo un guiño a los patrocionadores, como Impex Europa o Atlantic Oil Star, los más importantes “de una larga lista que valoramos y agradecemos” ya que sin ellos sería imposible mantener el nivel que ha demostrado la entidad. Abalo tampoco se olvidó de los demás clubes, con los que “coincidimos en objetivos, sueños e ilusiones”.

La ciudad se volcará hoy en A Lomba




El Arosa afronta esta tarde un partido crucial en el que se juega muchas de sus aspiraciones de continuar en la 2ª RFEF. El duelo ante el Móstoles ha sido declarado de puertas abiertas por el club a fin de que A Lomba presente una de las mejores entradas no solo de la temporada, sino incluso de su historia. El aprecio que el Arosa ha forjado en el corazón de un buen número de vilagarcianos se podrá apreciar esta tarde, ya que no solo acudirán los socios a las gradas de A Lomba, sino que un buen número de entidades, sobre todo deportivas, ya han confirmado que acudirán a apoyar al cuadro arlequinado, como el CB Vilagarcía, que desplazará medio centenar de personas. Muchos de los que ayer estaban sentados en el salón noble del Concello de Vilagarcía, el que se usa para las grandes ocasiones, también estarán en las gradas de A Lomba, demostrando que el lema que adoptó la afición vilagarciana, proveniente de Liverpool, se cumple a la perfección, ya que el Arosa, esté en la categoría que esté, nunca caminará solo.

Compartir el artículo

stats