Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sin solución a corto plazo para erradicar los molestos "pinchos" de la playa de Vilagarcía

El alcalde Varela espera que el problema del cadillo se resuelva con la regeneración del arenal, en cuyo proyecto está trabajando Costas

Yolanda Bóveda (segunda por la derecha) expuso la moción del PP sobre la playa en la que reclamó un mayor mantenimiento. Iñaki Abella

No se avista una solución a corto plazo para los molestos pinchos que traen de cabeza a los numerosos viandantes y ciclistas que transitan por el paseo marítimo de Vilagarcía. El alcalde, Alberto Varela, reconoció ayer en el pleno que los esfuerzos realizados hasta el momento (por técnicos municipales, de Areeiro y de Costas) por eliminar el cadillo (una especie vegetal invasora también denominada abrojo) de la playa de A Concha-Compostela no han dado resultado y confía en que sea la regeneración integral del arenal que proyecta Costas la que resuelva este persistente problema.

Xosé Lois Leirós, con 78 años, se ha convertido en el concejal más longevo de la corporación. En la imagen, se da la mano con el alcalde tras tomar posesión. Iñaki Abella

Pero por el momento no hay fecha. A raíz de una moción presentada por el PP sobre un mejor mantenimiento de la playa urbana de la ciudad que fue apoyada por toda la corporación (salvo el BNG), el regidor socialista se comprometió a convocar a la oposición para informar de la regeneración una vez reciba el proyecto.

Los populares aceptaron la enmienda del PSOE pero no la de Xosé Lois Leirós, que ayer regresó a la corporación como edil del Bloque. El concejal nacionalista solicitó que las mejoras se llevasen a cabo en todas las playas de Vilagarcía, no solo en A Concha-Compostela, pero como el ejecutivo no estaba dispuesto a votar a favor de la moción con esa enmienda, el PP la rechazó, con el único propósito de que la mayoría con la que gobiernan los socialistas permitiese que el texto saliese adelante. En él el equipo de Varela se compromete a incrementar, agilizar y mejorar las labores de mantenimiento y conservación de la principal playa de la ciudad.

"Tierra para plantar patatas"

Yolanda Bóveda, del PP, se encargó de exponer las deficiencias. “Nos encontramos una playa llena de pinchos, no hay papeleras, un merendero que invita a todo menos a merendar, unas pistas deportivas muy mejorables y unas farolas desconchadas y sin pintar. Lo de la arena ya es un tema aparte. Si me lo permiten, eso es tierra en la que podemos plantar patatas. Y esto no es un invento del PP, lo dicen los turistas”, espetó la edil conservadora.

Tanto la portavoz del gobierno como el alcalde admitieron que la situación de la playa “es mejorable” y que “tiene deficiencias”, de ahí su petición a Costas de una regeneración integral, si bien “este gobierno tuvo un interés en la playa que no tuvieron otros”.

Gestiones realizadas

Recordó Varela la limpieza de las tuberías de Rosalía de Castro que estaban completamente obstruidas, lo que ayudó a mejorar la calidad del agua “de una forma muy notable”. García Sanmartín, por su parte, aludió a la renovación del bombeo de Carril con los 250.000 euros “que el PP quería utilizar para colocar una tirolina en el Castro Alobre”. “El agua pasó de una calidad buena a excelente en 2009 y en 2020 se recuperó la bandera azul”, destacó la teniente de alcalde.

Aseguró tener “en agenda” la mejora “poco a poco” de los parques infantiles de A Concha-Compostela y anunció que los problemas de alumbrado se resolverán con una subvención solicitada dentro de los fondos Next Generation. En este sentido, Juan Fajardo, de En Común, censuró que se coloquen las farolas en el mismo mal estado después de la obra de remodelación del paseo marítimo, cuya segunda fase está ahora en marcha.

Leirós se estrena con abstenciones por el rechazo a sus enmiendas

A sus 78 años, Xosé Lois Leirós tomó ayer posesión como nuevo concejal del BNG de Vilagarcía, en sustitución de Lucía César Veloso. Esta es su segunda etapa en la corporación municipal. Prometió acatar la Constitución “porque así me lo exige la ley”, justificó, y se comprometió a defender los ideales del BNG, la democracia y el derecho a decidir, y todo ello “en el horizonte de una república gallega”. Como no podía ser de otra forma, garantizó que defenderá “los intereses generales del pueblo de Vilagarcía”.

En nombre de toda la corporación, el alcalde le dio la bienvenida “a esta casa que ya te conoce y sabe de tu talante”.

El edil nacionalista presentó enmiendas a varias mociones, como a la de la mejora del mantenimiento de la playa de A Concha-Compostela, a la de la economía circular de Podemos y a la de la recuperación de las frecuencias ferroviarias del PSOE. Solo la formación morada aceptó la aportación de Leirós, por lo que el nuevo concejal se abstuvo en la votación de las otras dos mociones.

Vilagarcía urge recuperar las frecuencias de tren perdidas

El gobierno vilagarciano, como ha ocurrido en otras administraciones, se ha hecho eco de las demandas de usuarios del tren para reclamar al Ejecutivo central -del mismo color político- que recupere las frecuencias eliminadas durante la pandemia en el Eje Atlántico Vigo-A Coruña y que adapte los horarios a las necesidades de los viajeros para hacerlos coincidir con las entradas y salidas de los centros de trabajo y de estudios.

Todos los partidos -salvo el Bloque que se abstuvo- votaron a favor, pero no sin antes criticar el empeoramiento del servicio ferroviario y reivindicar la necesidad de que se transformen las líneas de media distancia en cercanías para abaratar el billete.

Compartir el artículo

stats