Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Meaño coloca los cimientos del tanatorio que compartirá con Sanxenxo

Pretende que la inauguración se lleve a cabo en el presente año

Obras para el futuro tnarorio que da servicio a Meaño y Sanxenxo. | // FDV

Meaño contará este año con un tanatorio, servicio del que se carecía hasta la fecha. Se trata del impulsado la firma pontevedresa Sepelios San Marcos S.L.U., proyecto que reza como “Tanatorio Sanxenxo-Meaño”, por cuanto está siendo construido en el polígono industrial de Nantes (Sanxenxo), justo en el linde con el municipio meañés, a donde extiende así su radio de acción por inmediatez.

Las obras comenzaron hace más de un mes y continúan a ritmo por lo que se prevé su entrega este mismo verano. Sepelios San Marcos S.L.U. es la firma que gestiona también este tipo de instalaciones en Pontevedra y Poio. De hecho en Poio acaba de acometer a finales de 2021 una modernización del tanatorio, mejorando la iluminación y eliminando barreras arquitectónicas. Se trata de una firma funeraria concebida como de carácter familiar y que inició su andadura hace un siglo, manteniéndose en el tiempo a lo largo de tres generaciones.

En la fase de crecimiento empresarial, Sanxenxo y Meaño se suman así a su área de influencia. En favor de su ubicación en el polígono de Nantes, juega la inmediatez a la autovía do Salnés y la disponibilidad de calles del polígono que, amén de los terrenos de la propia instalación, contribuirá a ofrecer plazas holgadas de párking.

La demanda de un tanatorio para Meaño se mantiene desde hace más de dos décadas. Emergió por primera vez de manos de la asociación Santa Lucía de Dena, presidida entonces por Cesáreo Besada. Ese testigo lo recogió luego el Partido Galeguista con Manuel Touriño, que en 2007 fue el primero en incluir este servicio en su programa electoral cuando concurría como alcaldable. En 2010, una entente entre las asociaciones de vecinos Santa Lucía de Dena, Ariños de Lores y Santa María de Simes, les llevó a mantener un encuentro con tres empresas funerarias, que fueron Santa Lucía, Ocaso y La Fe para estudiar la viabilidad del proyecto.

En 2011 fue precisamente la firma San Marcos la primera en mostrar un interés decidido por construir un tanatorio en Dena. Así, con la asociación vecinal Santa Lucía -que presidía entonces José Conde García- se sondearon terrenos en las inmediaciones del cementerio nuevo de Dena, que hacía obligada la disponibilidad de 3.000 metros cuadrados al tratarse de terreno rústico común, si bien se temía que la zona pudiera estar afectada por la existencia de un castro en la cima de ese monte. Así las cosas, ese interés acabó languideciendo y se dio por parado un tiempo después.

Otro proyecto de construcción de un tanatorio en Dena trascendía en 2019, en este caso de manos de la firma de pompas fúnebres San Mauro Velatorios S.L. La empresa había adquirido ya en las inmediaciones del cementerio nuevo una parcela de 4.873 metros para dicho fin.

El referido proyecto respondería a un edificio de una única planta que contaría con estructura mixta, combinando muros de carga en piedra y pilares metálicos, y que se completará con zonas de cerramiento en vidrio para dar mayor luminosidad en algunos espacios.

Compartir el artículo

stats